¿Seguro que quieres una cámara réflex?

Última actualización: 19.11.19

 

Pocos son los usuarios que empiezan en el mundo de la fotografía sin querer tener una cámara réflex. Algo que puede ser una buena opción, pero que no siempre es lo mejor. Entre otras cosas porque muchos usuarios quizá no necesiten tanta tecnología ni tengan que afrontar un gasto de este calibre para sacar fotos.

 

Las cámaras de fotos réflex son el objeto de deseo para muchos fotógrafos. Tanto como para que lo primero que quiere un fotógrafo novato sea hacerse con una de esas cámaras. Sin embargo, las cámaras réflex tienen un perfil concreto en lo que al usuario se refiere, de modo que muchas personas pueden hacer fotos estupendas con cámaras más sencillas y económicas.

Por suerte, hemos reunido para ti todo aquello que deberías valorar a la hora de plantearte si te conviene tener una cámara réflex o es preferible optar por una alternativa. Cuestiones que cubren todos los aspectos de uso de estos productos, tus propias preferencias y, por supuesto, el coste económico que implica. Un compendio de ideas que hará más fácil saber si eres de los usuarios a los que les basta una simple cámara compacta o si le vas a sacar todo el partido a una réflex.

 

 

Los patrones de uso

Uno de los primeros aspectos a valorar son los patrones de uso que tiene una cámara réflex, respecto de otros productos que tenemos en el mercado. Uno de ellos tiene que ver con lo que nos gusta fotografiar. No es lo mismo tomar fotos de escenas urbanas que fotos callejeras, retratos y otros elementos. En caso de que no queramos más que tomar fotos urbanas sencillas o de ocasiones familiares, no vamos a necesitar de una réflex, puesto que no le vamos a sacar todo lo que la cámara puede darnos en esas fotos.

Algo parecido ocurre con la frecuencia de uso de la cámara. Cuanto menos usemos la cámara, menos la vamos a amortizar, por lo que limitar el gasto en la compra de la cámara es una buena idea si tenemos previsto no darle un uso intensivo. Por otra parte, también es clave saber qué vamos a hacer con las fotos que hemos tomado. No es lo mismo el formato y la calidad que requiere una foto para subirla a una red social que hacer fotos para impresión de gran formato o para trabajar con ellas y modificarlas en profundidad. Así que salvo que quieras exprimir al máximo estas opciones, probablemente no necesites de los servicios de una cámara réflex.

Finalmente, es importante hablar tanto de nuestros conocimientos como de nuestras ganas de aprender. Aunque existen cámaras réflex para principiantes, cargadas de asistentes y una gran cantidad de ayudas para hacer fácil el proceso de uso, también es cierto que partir de cero ante una cámara réflex no es una buena idea. Este tipo de cámara necesita de ciertos conocimientos y de una voluntad de aprendizaje adecuada, a fin de sacarle el máximo partido a lo que te ofrece. Si solo quieres una cámara con la que hacer algunas fotos adecuadas de vez en cuando y sin complicarte la vida, probablemente la réflex no sea para ti.

 

Las particularidades de las cámaras réflex

Otro aspecto que debemos valorar a la hora de comprar una de estas cámaras es si estamos dispuestos a soportar las particularidades que tienen las cámaras réflex frente a las cámaras compactas o de otro tipo.

Entre estas cuestiones, tenemos el tema del peso, que es uno de los más notables. El peso de una cámara compacta viene siendo de unos 200 o 250 gramos aproximadamente, mientras que las cámaras reflex tienen un peso que puede llegar al kilo, así que son más molestas de llevar y transportar. Algo que también ocurre con el funcionamiento de la cámara, que tiene una curva de aprendizaje considerable. Frente a la sencillez de la cámara del móvil o una cámara compacta, esta cámara réflex tiene una buena cantidad de funciones y características que deben gestionarse correctamente, para el funcionamiento de la cámara.

También es importante el tema de los accesorios. La ventaja que tiene la cámara réflex es que podemos cambiar los objetivos, en función de lo que vayamos a fotografiar. Algo que implica tener que llevar más equipo con nosotros, así como un gasto adicional, en caso de que queramos ir profundizando en el uso del dispositivo.

 

 

Qué alternativas tenemos

A estas alturas del artículo, es posible que hayas visto bastantes aspectos que te suenen conocidos y que hagan que te plantees realmente si una cámara réflex es lo que necesitas o no. Para que esta decisión sea más fácil de tomar, además de saber cuál es la mejor cámara réflex que podrías encontrar, también es importante evaluar qué alternativas tenemos a esta.

La principal alternativa a la cámara réflex, tanto por menor coste como por tener una mayor sencillez y mantener la calidad de las imágenes finales, son las cámaras compactas. Hoy día, tenemos cámaras con niveles de resolución que igualan adecuadamente al de las cámaras réflex básicas, de modo que no pierdas mucha calidad de imagen a la hora de tomar esas fotos o vídeos. Adicionalmente, también tienen la ventaja de contar con un tamaño más pequeño y ligero, lo que nos anima a llevarlas con nosotros allí a donde sea necesario, sacándoles más partido.

Otra alternativa podría ser la cámara que llevamos en nuestro móvil. Hoy día, son cámaras que no dejan de avanzar, con novedades como las cámaras duales y la mayor capacidad de resolución que dichas cámaras están logrando. No vamos a decir que las mismas llegan a la calidad de las cámaras réflex, pero sí se acercan bastante a las compactas. Por tanto, si ya tienes un móvil con una cámara de buena calidad y con eso te sirve, igual no necesitas una cámara réflex. Sobre todo porque la cámara del móvil siempre la llevas contigo, que es lo más importante a la hora de tomar una foto: tener la cámara a mano.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...