contact

Cuidado del ojo seco durante el verano

Última actualización: 14.04.24

 

Ante la inminente llegada del verano las actividades al aire libre se incrementan, junto con la exposición a la luz solar. Para quienes padecen de síndrome del ojo seco es fundamental poner atención al cuidado ocular, para que no se intensifiquen las molestias propias de este síndrome.

 

El síndrome del ojo seco es un padecimiento que afecta, según los expertos, a más de 2.000 personas alrededor del mundo. A pesar de ser tan frecuente, pocas personas están diagnosticadas, y lo que es peor, muchos simplemente ignoran los síntomas y se resignan a convivir con las incomodidades, sin saber que existen tratamientos tan sencillos como gotas para ojos secos que alivian inmediatamente y permiten continuar con las actividades cotidianas de forma cómoda y ayudando a disfrutar de una visión clara.

En las siguientes líneas hablaremos más acerca de este padecimiento, en qué consiste, cuáles son sus causas y síntomas, así como algunos consejos que alivian y previenen el malestar.

 

Qué es el síndrome del ojo seco

Nuestros ojos funcionan en un medio acuoso, que permite que la superficie del ojo esté suave y lisa. En este sentido, las lágrimas son el mecanismo por el cual el ojo mantiene el nivel óptimo de humedad. Cada vez que el ojo parpadea se distribuye una película lagrimal compuesta por tres capas: mucosa, acuosa y grasosa. Si existe alguna anomalía en la formación de las lágrimas, ya sea porque no se producen en la cantidad adecuada o éstas no tienen la composición correcta, el ojo puede experimentar sequedad y originar lo que conocemos como síndrome de ojo seco.

 

Síntomas del ojo seco

Entre los síntomas más frecuentes que acompañan al padecimiento podemos mencionar los siguientes:

• Sensación de ardor o picazón

• Experimentar con frecuencia que hay un cuerpo extraño (arena) en el ojo o que algo raspa el ojo

• Se forman líneas de moco en el interior o alrededor de los ojos.

• Los ojos se enrojecen, en particular cuando el clima es ventoso o hay humo alrededor.

• Visión poco clara, especialmente al leer

• El uso de lentes de contacto resulta particularmente incómodo

 

Qué hacer para cuidar el ojo seco en el verano

Al acudir a un oftalmólogo lo más probable es que el médico realice un examen ocular completo, analizando la superficie del ojo y los párpados. También puede medir la calidad de las lágrimas y la rapidez con la que las glándulas pueden producirlas.

Posteriormente, lo más probable es que sugiera la aplicación de lágrimas artificiales cada cierto tiempo. Se trata de una solución que busca asemejarse a las lágrimas naturales, para ofrecer al ojo la lubricación y características que requiere para trabajar de forma adecuada, reduciendo la inflamación y malestares propios del ojo seco.

Sin embargo, los cuidados del ojo seco no terminan allí, hay mucho por hacer para promover la salud ocular cuando se padece este síndrome. A continuación, mencionaremos algunos consejos que son básicos en este sentido.

 

Evita el uso de secadores para el pelo

La exposición al aire caliente suele evaporar las lágrimas de nuestros ojos, por lo que quienes padecen de ojo seco deberían evitar utilizar este tipo de método para moldear su peinado. Sabemos que puede ser una costumbre frecuente, sobre todo en el caso de las mujeres, pero si lo piensas bien, al cambiar el uso de este dispositivo por otro método menos agresivo podrías contribuir al mismo tiempo a que tu pelo se conserve brillante y fuerte.

 

Mantén la humedad del ambiente en un punto idóneo

Con el lanzamiento de humidificadores ambientales es muy sencillo mantener un buen nivel de humedad en las habitaciones, aún cuando el clima sea muy caluroso y seco. Esto ayudará a mantenerte más cómodo y combatir molestias como la irritación y la picazón ocular.

En el caso del invierno, también puedes recurrir a colocar un recipiente con agua cerca del radiador o el calefactor para que se evapore progresivamente.

 

Utiliza gafas de sol

Cuando tengas que salir a realizar actividades al aire libre siempre ten a mano unas buenas gafas. Elige unas que sean envolventes, ya que así evitarás que el viento contribuya a la sequedad ocular.

Además, es muy importante que te asegures de adquirir gafas con protección solar, ya que los rayos UV pueden afectar a tu visión a largo plazo.

Cuida tu alimentación

Mantener una buena dieta siempre es un acierto. En el caso del síndrome del ojo seco no es diferente. Si tus alimentos incluyen frutas y verduras ricas en vitamina C puedes promover la regeneración natural de las mucosas de tus ojos. De igual manera, es posible que tu médico sugiera que incluyas alimentos con ácidos grasos y omega-3 en tu dieta, ya que mejorarán la calidad de las lágrimas que tus ojos producen de forma natural.

 

Rutina de descanso

Una pequeña siesta puede ayudar a que los ojos se relajen y reposen por un corto periodo de tiempo. Esto les permite recuperarse antes de continuar con las actividades del día. Además, si tu oftalmólogo lo aprueba, puedes usar lágrimas artificiales con una fórmula más concentrada antes de dormir.

En caso de que las molestias se intensifiquen en el día, y no puedas dormir un poco, bastará con cerrar los ojos durante un minuto y repetir esto periódicamente.

 

Limita el uso de dispositivos electrónicos

Sabemos que la vida moderna gira alrededor del uso de pantallas con luz artificial, como los ordenadores, tabletas y móviles. Sin embargo, vale la pena reducir un poco las horas de ocio que les dedicamos a estos dispositivos para disfrutar de otras actividades. Esto reducirá el cansancio ocular, la sequedad y también permitirá que desarrollemos otras habilidades.

Por otro lado, es recomendable que verifiques que las pantallas que observas estén por debajo de la línea de la mirada, esto reduce la exposición del globo ocular y, por lo tanto, evita que se seque.

 

Modera el uso de lentillas

Durante el verano puedes reducir el número de horas que utilizas lentillas y evitar dormir con ellas.

En conclusión, siempre hay que tener en cuenta que la visión es fundamental en nuestra vida y cerca del 80% de la información que recibimos durante el día la captamos a través de ella. Por este motivo, nunca debemos dejar de lado el cuidado de nuestros ojos. 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS