Intel vuelve al mercado de las gráficas independientes

Última actualización: 17.09.19

 

Si tienes un ordenador Intel, también tienes una tarjeta gráfica integrada en su placa base. Es cierto que la misma no es de lo mejor que podamos encontrar en el mercado, pero resulta más que suficiente para usos básicos tales como los de los ordenadores dedicados a tareas ofimáticas, para navegar y para otras tareas sencillas. Incluso puede ser suficientes para jugar a algunos juegos que no sean demasiado exigentes en lo que a gráficos se refiere.

Sin embargo, la capacidad de estas tarjetas gráficas integradas se queda corta cuando se trata de labores más complejas, tales como jugar a videojuegos de alta demanda como PUBG o Fornite, realizar tareas complejas de procesamiento gráfico como edición de vídeo o incluso obtener gráficos adecuados para verse en monitores 4K, por ejemplo. En este caso, se hace necesario cambiar dicha tarjeta integrada por una independiente. Un mercado en el que, hasta ahora, Intel no tenía presencia.

 

Un proyecto fallido

Esa ausencia no ha sido desde siempre, dado que Intel no siempre ha estado fuera del mercado en lo que a tarjetas gráficas externas o independientes se refiere. Si miramos atrás en el tiempo, al año 1998 en concreto, veremos cómo por aquel entonces esta compañía lanzó su tarjeta gráfica Intel i740.

Esta tarjeta gráfica es una prueba más de la poca vista que la compañía tiene a la hora de realizar algunos de sus lanzamientos, dado que la misma usaba todavía el puerto AGP, mientras que la mayor parte de sus rivales optaban por el puerto PCI como medio para conectar sus tarjetas. Por si fuera poco, el rendimiento del producto era malo, en comparación con otros dispositivos similares. Tanto como para que esta tarjeta desapareciese del mercado apenas año y medio después de su lanzamiento.

Posteriormente, Intel intentaría aún mantener su presencia con el lanzamiento de otros modelos, como la placa i750. De todos modos, la misma tampoco tendría mucho recorrido, así que al final la compañía decidió seguir haciendo procesadores y dejar las tarjetas gráficas a quien sabía hacerlas. Un planteamiento que casi se rompe allá por 2010, con el lanzamiento de Larrabe, una especie de sistema pensado precisamente para estas tarjetas gráficas. De todos modos, tampoco esta sería la ocasión en la que la empresa volvería a este mercado.

 

 

Esta vez Intel va en serio

Sin embargo, parece que ahora la cosa va en serio, al menos viendo los diferentes pasos que la compañía está dando a este respecto. Entre ellos, se encuentra el fichaje de Raja Koduri. No hablamos de un cualquiera, sino de uno de los máximos responsables en el desarrollo de GPUs de AMD, así que está más que claro que esta vez las cosas van en serio por parte de la compañía, en lo que a lanzarse de nuevo a ese mercado se refiere.

Otra de las pruebas de lo seria que resulta esta nueva línea de productos de la marca tiene que ver con lo poco que la empresa va descubriendo de los mismos. Hablamos de un segmento polivalente, en el que la compañía pretende lanzarse tanto al mercado gaming como al segmento profesional. Dos mercados que, en los tiempos actuales, han dado muchas satisfacciones a los principales fabricantes como son Nvidia o AMD y en los que todavía hay espacio para un competidor más como es Intel.

Por si fuera poco, la empresa también mantiene el planteamiento multiplataforma que estas compañías ya están utilizando, de modo que sus gráficas podrán utilizarse en ordenadores pero también en otro tipo de dispositivos. Un enfoque abierto e interesante, para llegar aún más lejos en el mercado y que hoy día es posible gracias a la polivalencia de los gráficos que usamos en nuestro ordenador, nuestro portátil y en otros muchos dispositivos de uso diario, tanto a nivel profesional como particular.

 

Intel Arctic Sound

Dentro de lo poco que se sabe de esta nueva tendencia de la marca, sí hay algunas cosas que Intel ha dejado caer. Una de ellas es el nombre de esta nueva línea: Intel Arctic Sound. Un nombre particularmente extraño cuando se trata de tarjetas gráficas, pero bueno.

Otra de las cuestiones que sí se ha encargado la compañía de desvelar son las fechas en las que podemos tener ya en mano estos dispositivos. Según algunas entrevistas de responsables del proyecto, como Ari Rauch, se espera que esta tecnología pueda estar lista para el año 2020, así que la espera no va a ser muy larga.

Por último, dentro de lo que sabemos, también se ha planteado una doble compatibilidad de sistemas. Esto se traduce en que las nuevas tarjetas gráficas de Intel van a ser compatibles con las APIs convencionales como DirectX. Algo que no sorprende demasiado, dado que cualquier tarjeta gráfica moderna que no ofrezca compatibilidad con los sistemas existentes está condenada al fracaso.

 

 

Lo que no sabemos

Dentro de lo que no sabemos, que es casi todo, se encuentran cuestiones como las nuevas APIs con las que estas placas podrían llegar. Algo que, de cumplirse, supondría la necesidad de que los desarrolladores de juegos y aplicaciones se actualicen adecuadamente, a fin de lograr la compatibilidad necesaria con estos nuevos sistemas. Un planteamiento que debería venir acompañado, por parte de Intel, de la mejora correspondiente en lo que a las aplicaciones gráficas se refiere, dado que si hay que cambiar un desarrollo por completo a cambio de casi nada, es casi seguro que la tecnología no calará entre los desarrolladores.

Tampoco parece que Intel tenga del todo claro el proceso de gestión y desarrollo de las tarjetas, aunque al menos voluntad no le falta. La prueba la tenemos en la reciente compra de Ineda Systems, una compañía india especializada en procesadores de bajo consumo de energía, lo que sugiere que los nuevos procesadores de la marca posiblemente traten de competir con esta funcionalidad, muy apreciada por los gamers en sus equipos portátiles, así como por los profesionales que tienen que usar todo tipo de dispositivos en movilidad. Aún así, seguimos hablando de elucubraciones que, hasta que la empresa no realice los correspondientes anuncios, no pasarán de ser suposiciones.

De todos modos, son muchos los cambios previstos, dado que la propia Intel está pidiendo su opinión a los usuarios a través del proyecto Odyssey, enfocado principalmente al sector gamer. Un proyecto que, además de proporcionarle información al respecto de qué quieren los gamers, seguramente también le sirva para ir calentando el mercado respecto de sus futuros lanzamientos.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...