7 aspectos que debes revisar para viajar en coche

Última actualización: 05.08.20

 

A la hora de afrontar un largo viaje siempre es recomendable revisar los elementos fundamentales de nuestro vehículo previamente. Una prevención con la que reducir el riesgo de tener una avería en ruta y disfrutar de ella sin importar lo lejos que vayas.

 

Una de las claves para que nuestro vehículo funcione mejor es realizar un adecuado mantenimiento preventivo del mismo. Algo imprescindible cuando tenemos que enfrentarnos a un largo viaje. Desplazamientos que suman cientos de kilómetros a nuestro coche y fuerzan los diferentes elementos que forman el mismo, lo que puede traducirse en una molesta avería.

Afortunadamente, el riesgo puede reducirse si revisas tu vehículo antes de viajar. Algo que puedes hacer tú mismo, pues no son tareas muy complejas. Y si quieres realizar las operaciones de mantenimiento de tu coche, tales como cambios de aceite, filtros y otros componentes, no tienes más que echarle un vistazo al catálogo de euautorecambios.es, donde encontrarás tanto recambios de coche como los accesorios más interesantes para hacer tu viaje más cómodo y agradable. Dicho esto, veamos qué elementos de nuestro vehículo deberíamos controlar.

 

1. Niveles de líquidos del motor

Un punto clave para el buen funcionamiento del motor es que este disponga de los líquidos necesarios para su rodaje. Así que lo primero que deberíamos revisar es el nivel del aceite del motor, mediante la varilla correspondiente, verificando también el nivel del líquido refrigerante del vehículo. 

También conviene echarle un vistazo al resto de líquidos del motor, tales como el líquido de frenos, el de la dirección asistida o el agua del limpiaparabrisas. En caso necesario, rellena cada depósito con los líquidos que falten, usando en el proceso productos de calidad y con las características técnicas establecidas por el fabricante del vehículo.

 

2. Neumáticos, amortiguación y frenos

Los neumáticos son otro elemento fundamental para nuestra seguridad en cualquier viaje. Comprueba que su nivel de presión sea el adecuado y corrige el mismo si es preciso. Verifica que los neumáticos no tengan desgastes irregulares en la cubierta, así como que no haya bultos, cortes, grietas ni cualquier otro desperfecto en su superficie. No te olvides de verificar también la presión y el estado de la rueda de repuesto.

Respecto de la amortiguación y los frenos, conviene verificar que estos elementos funcionan correctamente y absorben los baches. También debes disponer de una capacidad de frenada adecuada y que el pedal no presente problemas como sensación esponjosa o una pisada demasiado fácil. Estos dos síntomas son señal de que hay una avería en el sistema.

3. Luces del vehículo

Las luces de nuestro coche son claves tanto para ver la carretera como para que el resto de usuarios de la vía nos vean. Por eso debemos verificar el buen funcionamiento tanto de las luces de posición como las de cruce y las de carretera. Algo que se extiende al funcionamiento de los intermitentes, las luces de freno o las de niebla. 

En caso necesario, sustituye las luces que estén fundidas o que no se vean bien. Y no te olvides de llevar un juego de luces de repuesto en el coche, en caso de que tu vehículo permita cambiar las mismas sin tener que visitar a un taller. Algo que te ayudará a mantener la visibilidad incluso si una bombilla se funde en el camino.

 

4. Climatización y aire acondicionado

Viajar con un confort térmico adecuado es básico para nuestra seguridad. Si tu coche se convierte en un horno y el aire acondicionado no funciona seguramente tu viaje será de todo menos agradable. Para evitarlo, comprueba que el sistema de aire acondicionado o la climatización del vehículo funcionan correctamente y que los filtros no están obstruidos por la suciedad. 

En caso necesario, siempre puedes recurrir a un taller para proceder a la carga del aire si este enfría poco o bien para cambiar los filtros y reparar posibles defectos en el sistema. Algo que también se aplica, los filtros, en caso de que el flujo del aire de la calefacción sea escaso.

 

5. Limpieza del vehículo

Seguimos nuestra revisión de seguridad hablando de la limpieza del vehículo. Aunque sea algo que muchas veces dejamos de lado, un vehículo limpio siempre nos ofrecerá un viaje mucho más seguro y agradable. Así que en nuestra rutina deberíamos incluir un buen lavado exterior, enfocado especialmente a los cristales y faros del vehículo, para que lo veamos todo claro. 

Respecto del interior, eliminar el polvo y la suciedad genera un entorno más agradable para conducir y reduce las molestias, tanto respiratorias como visuales, que puede provocar el polvo durante un viaje prolongado. Algo que agradecerán especialmente los conductores con problemas de alergia y otras dolencias respiratorias.

6. Preparación de la carga

Cuando viajamos en coche no solemos hacerlo solos, sino que en la ruta seguramente nos acompañen nuestras maletas, bolsas de deporte, mochilas, quizá una bicicleta e incluso unas tablas de surf. Da igual lo que quieras llevar mientras transportes todo de forma segura para ti y para el resto de conductores.

Para garantizar la seguridad y comodidad de tu viaje, organiza la carga de forma inteligente y que no suponga un riesgo. Si usas accesorios como portabicicletas, barras de techo o arcones para equipaje, verifica que los mismos están bien sujetos a la estructura del vehículo y que no hay riesgo de que se desprendan o se suelte algo de ellos durante la ruta. 

 

7. Documentación del vehículo

Como último punto de nuestra guía, conviene comprobar la documentación, tanto del vehículo como del conductor. Entre estos documentos se encuentra el permiso de circulación y la tarjeta de ITV, sin olvidar la póliza del seguro. También conviene llevar el último recibo de ese seguro, ya que aunque no es obligatorio portarlo puede ahorrarnos tiempo. No te olvides de pedirle a tu aseguradora la carta verde en caso de viajar fuera de España, pues es el documento que acredita que tienes el seguro al día.

Respecto del conductor, basta con que este porte su carnet de conducir vigente. Mucha de esta documentación ya puede llevarse directamente en el móvil, mediante la app de la DGT. No obstante, donde esté el papel, que se quite la tecnología, pues un folio nunca se queda sin batería.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments