NFC: ¿Qué es y para qué sirve?

Última actualización: 28.09.21

 

Seguro que a la hora de comprar un teléfono móvil o de realizar un pago en algún establecimiento te has encontrado con las siglas NFC. Es posible que sepas qué significan, pero también es muy posible que no sepas a qué se refiere. A continuación, explicamos qué es NFC y qué función cumple en los terminales móviles.

 

NFC son las siglas en inglés de Near Field Communication, y que en español significa: “Comunicación de campo cercano”. Como te habrás imaginado por su nombre, se trata de una tecnología de comunicación inalámbrica, que permite el intercambio de datos entre dos dispositivos que se encuentren a una distancia de menos de 20 cm. 

 

Avances en la comunicación inalámbrica

Como era de esperarse, las comunicaciones sin cables, al igual que otras tecnologías, continúan mejorando. En este contexto, al preguntarse NFC, ¿qué es? tenemos que responder que se trata de un sistema de comunicaciones inalámbricas basado en un estándar llamado RFID, que son las siglas de “identificación de radio frecuencia”. En este contexto, los teléfonos móviles no podían desaprovechar tal tecnología. Por tanto, si ahora preguntamos ¿qué es el NFC en el móvil? podemos decir que es otra manera de enviar paquetes de datos entre dispositivos. De hecho, se trata de una tecnología habitual en dispositivos modernos como los móviles Samsung.

No obstante, al tratarse de una comunicación por radio frecuencia el NFC móvil no es la mejor opción para compartir una gran cantidad de datos o de información; para ello es mucho mejor el Bluetooth. El chip NFC está pensado para intercambiar de forma rápida una pequeña cantidad de datos entre dos dispositivos, por lo que su uso más habitual suele ser realizar pagos.

En este sentido, la etiqueta NFC trabaja con una tecnología inalámbrica de alta frecuencia que funciona en la banda de los 13,56 MHz, por lo que también suele haber etiquetas NFC en las tarjetas de transporte público, así como en sistemas de seguridad implementados en tiendas y otros servicios.

NFC funciona creando un campo electromagnético de inducción, en el que se genera un intercambio de datos entre dos dispositivos. Como hemos explicado, se trata de un sistema pensado para intercambio de datos pequeño, ya que solo alcanza los 424 Kbps, por lo que su uso más habitual está enfocado en la identificación y validación de equipos y personas.

Por otra parte, el punto fuerte de esta tecnología es la velocidad de transmisión de datos, que puede ser prácticamente instantánea, ya que los dispositivos no necesitan emparejarse, debido a la cercanía de los dispositivos.

NFC activa o pasiva

La tecnología NFC funciona de dos formas diferentes: la activa y la pasiva. La activa, en la que ambos dispositivos cuentan con un chip NFC generan un campo electromagnético e intercambian datos. Por otra parte, en el modo pasivo solo uno de los dos dispositivos está activo, mientras que el otro aprovecha el campo para intercambiar información, por lo que dispone de un lector NFC activo.

Al tratarse de un tipo de comunicación por radiofrecuencia existen algunos problemas de seguridad, ya que las comunicaciones de este tipo pueden ser interceptadas y leídas con cierta facilidad. 

Esto tiene sus beneficios, pero también sus problemas. En primer lugar, se trata de un tipo de comunicación transparente, ya que para iniciar la transferencia de datos se realiza acercando los dos dispositivos. Por otra parte, es problemático, ya que algunos usuarios utilizan terminales para realizar robos de pequeñas cantidades de dinero a través de sus tarjetas de crédito y débito, programando la sustracción de pequeñas cantidades de dinero, que no requieren la introducción de un código.

 

¿Qué usos tiene NFC?

Como ya hemos explicado, es una tecnología que se utiliza habitualmente para identificación y pagos. En este sentido, el NFC de Android, aunque lleva mucho tiempo en el mercado, sigue sin estar presente en todos los terminales, a pesar de ello, es habitual encontrar NFC de Samsung y otras marcas.

A continuación, vamos a ver cuáles son los usos más comunes de este tipo de tecnología:

  • Intercambio de datos: Google utiliza esta tecnología, junto a una combinación de tarjetas RFID, para marcar la localización del usuario y enviarle información en tiempo real sobre eventos y locales cercanos.
  • Identificación: Este es el uso más habitual de las tarjetas con chips NFC. Por ejemplo, son las que se utilizan en el transporte público, así como en tarjetas NFC de seguridad para entrar y salir de edificios.
  • Sincronización de dispositivos: Este es un uso habitual en algunos componentes como auriculares o altavoces, ya que se trata de una conexión NFC más rápida y menos tediosa que la de Bluetooth.
  • Pagos: El chip NFC Bank permite realizar pagos con solo acercar un terminal móvil o una tarjeta de crédito a otro dispositivo, como podría ser un TPV. NFC y pago suele ser una combinación ganadora.
  • Automatización de acciones: La domótica es otro uso habitual, en este sentido, se pueden colocar etiquetas NFC en la puerta de tu casa, para que cuando entres por ella con tu teléfono, se active el WiFi o se active el modo avión.

¿Cómo activar el NFC?

En Android, como es habitual, la forma de activar esta tecnología depende de cada fabricante. Aunque lo más habitual es que esté disponible en la barra de notificaciones. Muchos fabricantes colocan un acceso directo en este área, de forma que solo hay que deslizar la barra hacia abajo y pulsar sobre el símbolo de NFC para activarlo o desactivarlo.

En otros terminales, esta opción se encuentra dentro de los Ajustes del sistema. Si no tienes ninguna capa de personalización, el icono de los ajustes será el que tenga forma de rueda dentada. Una vez dentro, debes buscar la sección “Conexiones inalámbricas y redes”, selecciona la opción “Más” y en esta sección deberías encontrar la opción “NFC”. Finalmente, puede ser que la encuentres en la sección de “Dispositivos conectados”.

Es difícil determinar si los móviles con NFC se convertirán en un estándar. Sin embargo, debido a que las tecnologías de comunicación siguen avanzando, no es de extrañar que en un futuro cercano tengamos una tecnología NFC más segura, que garantice un uso práctico y sin contratiempos.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS