¿Cuánta vida tiene mi cámara réflex?

Última actualización: 13.10.19

 

Comprar una cámara réflex es una inversión considerable. Por eso es importante saber cuál es la vida útil que una cámara nos ofrece, así como ver las formas en que podemos conocer ese estado.

 

No hay nada peor que gastar un dineral en una cámara réflex para descubrir que su vida útil es menor de lo esperable. O que ese producto, al final, acaba por averiarse antes de lo que esperamos, lo que también es un problema y tiene un coste considerable. Por eso es fundamental tener claro lo que podemos esperar de una cámara réflex, en lo que a su vida útil se refiere.

La ventaja es que estas cámaras cuentan ya con un registro interno, con el que podemos saber el estado de ellas. Algo fundamental tanto para las cámaras nuevas como a la hora de encontrar una cámara réflex de segunda mano. Entremos en detalle sobre esta cuestión.

 

Cuál es el problema

Pero antes, es momento de echarle un vistazo a nuestra cámara réflex, para saber qué es lo que puede fallar. Uno de los principales elementos abonados al fallo es el obturador. Este elemento es lo que abre y cierra el diafragma para la toma de la imagen. Dado que es una pieza mecánica, el uso continuado, la presencia del polvo y otros contaminantes pueden acabar por deteriorar la cámara.

El resto de problemas que pueden generarse tienen que ver con la electrónica. No es habitual que esta falle en poco tiempo, pero siempre puede haber algún problema con las actualizaciones, con el montaje o incluso, dependiendo del uso que le demos al producto, que este acabe causando algún fallo en esta parte de la cámara. La mala noticia es que estos fallos suelen tener mal arreglo, por el sistema de fabricación integral que tienen las cámaras. Algo que se traduce, en la mayor parte de los casos, en una factura tan elevada como el precio de comprar una cámara de fotos nueva, tal como pasa con otros dispositivos electrónicos que tenemos en el mercado.

 

 

El número de disparos es la clave

En todo este planteamiento hay un detalle que es la clave para estimar la vida útil de una cámara de fotos: el número de disparos. Este elemento es la referencia más habitual para estimar la vida útil de una cámara. Algo que se traduce en la medición del nivel de uso del producto, de modo que no tendrás que preocuparte más que por ir controlando el nivel de disparos que ha hecho tu cámara para ver su estado.

Si tienes curiosidad, incluso la mejor cámara réflex del mercado tiene una fecha de caducidad, en lo que a límite de imágenes o disparos se refiere. Sin existir un número cerrado sobre esta cifra, la mayor parte de los profesionales apuntan a que una cámara cuenta con unos 100.000 disparos aproximadamente. No obstante, esto es una estimación, dado que algunas cámaras pueden fallar a las 50.000 y otras seguir trabajando sin problema hasta los 150.000 disparos o más.

 

Cómo conocer los disparos

Afortunadamente, para quienes se preocupen por las cifras, hoy día es fácil conocer el estado de nuestra cámara de forma sencilla. Todas las cámaras incluyen una opción en su menú de configuración a través de la que podemos acceder a esa información, dado que se registra dentro de los datos EXIF. Algo que podemos verificar con una de las muchas aplicaciones existentes al respecto o incluso mediante el uso de Photoshop. Estas aplicaciones nos dan los datos informativos al número de disparos realizados por la cámara, así como otra información de interés, tanto para ver el estado de nuestra propia cámara como de cara a comprar una réflex de segunda mano.

Esta función se combina con ciertas páginas web de inteligencia colectiva, en la que tenemos a nuestra disposición los datos necesarios para saber cuál es el nivel de fiabilidad de la cámara que tengamos previsto comprar o bien que la tengamos ya en casa. Entre ellas tenemos la web OlegKikin.com. Esta página tiene un listado de las cámaras de fotos réflex más populares, recogiendo la experiencia de los usuarios sobre cuándo ha “muerto” su cámara. 

Así que podrás ver directamente la experiencia de otros usuarios con su cámara concreta y el número de disparos que la cámara ha realizado. Hay otras webs con información similar, por si prefieres valorar otras fuentes como referencia al respecto de lo que puede durar tu cámara.

 

 

Los malos hábitos

Como cierre de este artículo, es necesario hablar de algunos de los malos hábitos que pueden acabar con la vida útil de tu cámara réflex. Uno de ellos tiene que ver con el modo de disparo que usemos. Es habitual que tomemos varias fotos de una misma escena, lo cual es razonable, pero con lo que sí tenemos que tener cuidado es con el disparo en ráfaga. Este modo de disparo puede lanzar una gran cantidad de imágenes en apenas unos segundos, por lo que es fundamental que utilicemos esta opción de forma inteligente y no demasiado intensiva.

Otro hábito que afecta a la cámara es no cuidarla como se debe. La cámara no debe recibir golpes de ningún tipo, a fin de no desajustar los elementos que forman parte de su interior. Algo fundamental en el transporte, que siempre debe realizarse de forma adecuada, empleando para ello una maleta o mochila adecuada y con todos los elementos de protección necesarios para impedir problemas a la hora de llevarla.

Esto nos lleva también a las labores de mantenimiento, que obligatoriamente debemos realizar con una cierta frecuencia. Entre estas labores está la limpieza del objetivo, de la lente y del resto de elementos presentes en la cámara. Una tarea en la que podemos recurrir a los modernos kits de limpieza, que incluyen desde brochas y sopladores a diferentes toallitas y otros elementos, de modo que cuentes con todos los elementos necesarios para dejar cada parte de la cámara en perfecto estado.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...