¿Cómo reparar el disco duro?

Última actualización: 05.12.20

 

Uno de los miedos que tienen todos los usuarios de ordenadores es que su disco duro se averíe. Un problema que puede suponer la pérdida de todos nuestros datos y una cantidad considerable de quebraderos de cabeza. No obstante, es posible recuperar un disco duro y tratar de salvar su contenido, si el mismo no ha caído del todo en acto de servicio.

 

Pese a ser uno de los componentes más resistentes y duraderos de cualquier ordenador, el disco duro es uno de los elementos que cuando fallan nos lo hacen notar. Y es que si el disco duro no arranca, entonces nuestro equipo no funciona, necesitando de herramientas externas para resolver el problema. 

Por suerte, a la hora de recuperar el disco duro, contamos con diferentes soluciones y herramientas para tratar de salvar nuestros datos. Da igual que hayamos elegido el mejor mini pc, el sobremesa más potente del mercado o bien un portátil de alto nivel, dado que ninguno de estos equipos está libre de sufrir un problema con su disco duro que requiera de reparación.

Por eso, vamos a ver algunos consejos para reparar un disco duro dañado, con los que ahorrarte algunos problemas y que te serán muy prácticos tanto para salvar tus datos como para mantener tu equipo en funcionamiento como se espera. Por cierto, estos sistemas sirven tanto para discos duros internos como para tratar de reparar un disco duro externo sin perder datos, para lo que el producto deberá conectarse previamente a un PC o a un portátil.

Problemas lógicos

Los problemas lógicos son los más habituales que afrontamos a la hora de arreglar un disco duro. Estos fallos suelen permitir el acceso al ordenador y a los datos, así que será posible reparar el disco duro en Windows 10, Windows 8, 7 o con las herramientas del sistema operativo que estemos utilizando.

Entre estos problemas, se encuentra que el disco duro esté lleno o que el rendimiento haya decaído. Una cuestión con una fácil solución, ya que basta con limpiar el disco de archivos que no estemos usando y desfragmentarlo, para que recupere su buen estado de funcionamiento

También es habitual, especialmente en dispositivos de cierta antigüedad, que de vez en cuando tengamos que reparar los sectores dañados del disco duro. En los discos duros físicos o tradicionales, pueden aparecer sectores que no funcionen correctamente, debido al contacto con el brazo de lectura. Por suerte, estos sectores  casi siempre pueden repararse, salvando los datos que incluyan y dejando los mismos aislados, para no ser utilizados de nuevo. Basta con reparar el disco duro con una aplicación adecuada para devolver el disco a la normalidad.

Más grave es el problema cuando el disco duro no arranca, el ordenador hace pitidos durante el encendido del equipo, vemos en pantalla un mensaje de acceso denegado al disco duro o afrontamos una situación similar. En este caso, sí es necesario recurrir a un programa para reparar el disco duro dañado, que deberemos cargar en un pendrive. Este software se encarga de analizar el disco y tratar de reparar las tablas de asignación o bien los elementos que provoquen que el equipo no arranque. 

Si finalmente no es posible solventar el problema, será necesario recurrir a software especializado para tratar de extraer los datos que podamos del interior del disco duro, para lo que también existen empresas especializadas que se dedican a esta tarea. Si los datos no son necesarios y simplemente quieres recuperar el equipo, basta con realizar un formateo a bajo nivel del disco duro, para que el mismo quede listo para una nueva instalación. No obstante, antes de hacerlo, es clave verificar por completo el estado del disco, para evitar que te dé problemas posteriormente.

 

Problemas físicos

A diferencia de los problemas lógicos, los físicos afectan al disco duro a nivel mecánico o eléctrico. Son problemas más complejos de solventar, así que a la hora de saber cómo reparar un disco duro que ha sufrido este tipo de daños, vamos a tener que cambiar por completo el planteamiento del proceso. Sí te podemos adelantar que estos remedios requieren de conocimientos avanzados y no están al alcance de todo el mundo.

En general, este tipo de problemas se muestran por la incapacidad del ordenador para acceder al disco duro, de modo que el mismo ni aparece en el gestor de discos de Windows ni en la BIOS, donde debería estar. También puede ocurrir que el disco duro haga ruidos raros durante el funcionamiento o bien que se sobrecaliente en exceso. Finalmente, estos problemas provocan que el disco no genere lectura ni señal del LED del disco duro, lo que igualmente demuestra que este no funciona.

Ante estos problemas, antes de pasar a medidas más drásticas, es conveniente revisar los cables de conexión tanto de la alimentación como de los datos. Este problema es habitual a la hora de reparar un portátil o bien un equipo que se haya llevado un golpe, lo que puede causar que este cable pierda la conexión correcta y provoque el fallo físico que estamos comentando. Por cierto, comprueba el cable tanto por el lado del disco duro como de la placa, pues también es otra zona en la que puede soltarse.

Si el disco duro no hace ruido, entonces tendremos que echarle un vistazo a la PCB del disco, tratando de reemplazar la misma por otra. Una operación que requiere de conocimientos avanzados, para proceder al cambio de la misma. Como alternativa, también podemos darle un pequeño golpe al disco duro, si es de los antiguos, para separar el disco de los cabezales por si se hubiera quedado encajado el sistema. Un truco que puede servir para discos que generen ruidos extraños a la hora de funcionar.

Por cierto, si has cambiado el disco duro de posición recientemente, es posible que el mismo esté colocado en un modo en el que le cueste trabajar, por lo que devolverlo a su posición original puede solventar el problema.

Si ninguno de estos remedios sirve, entonces el problema será más grave, puesto que el disco duro se encuentra en un estado cercano a su final. En este caso, será necesario recurrir a una empresa profesional que se encargue de revisar el disco duro y tratar de repararlo. En última instancia, esta empresa también puede encargarse de rescatar los datos de su interior, en caso necesario. Algo recomendable si no tienes copias de seguridad de dicho contenido, aunque también tendrás que preparar la cartera, por el alto coste de estos servicios.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments