El reproductor MP3 mal utilizado es un enemigo para nuestros oídos

Última actualización: 11.10.19

 

Desde que salieron al mercado los primeros dispositivos de audio portátiles, los walkmans, los otorrinos han mantenido una enconada lucha contra estos productos, por ser causa de sordera, pérdida auditiva y otras molestias relacionadas con el oído. Algo que tiene que ver con el diseño de estos dispositivos pero también con el mal uso que hacemos de los mismos, tanto en lo que se refiere al volumen como al tiempo de exposición a ese sonido. Un problema que afecta a otros productos más actuales como los discman, o los reproductores MP3.

En este último caso tenemos el problema adicional de que la variabilidad de sonido entre pistas de audio puede causar picos considerables de sonido que resultan bastante molestos, por lo que los riesgos de escuchar esta música a volúmenes elevados son más que considerables. De todos modos, si consideras que estos problemas no van contigo quizá después de leer un poco más sobre sus efectos empieces a tomar conciencia al respecto.

 

Los efectos del reproductor MP3 sobre tus oídos

Los efectos que estos reproductores de MP3 y demás dispositivos tienen sobre tus oídos son variables y dependen de dos parámetros principales: el volumen al cual escuchamos esos sonidos y también el tiempo de exposición a los mismos.

Empezando por el volumen, este se traduce directamente en la potencia sonora con la que ese sonido sale de nuestros auriculares. No existe una relación directa entre el volumen al que pongamos el dispositivo y la potencia sonora obtenida, medida en decibelios y que nos sirve como referencia para este tipo de estudios. Pero si es cierto, y lógico, que a mayor nivel de volumen mayor será la potencia en decibelios de ese sonido.

Como referencia, en entornos laborales se entiende que el máximo nivel de sonido permitido y soportable, antes de tomar medidas al respecto, es de 80 decibelios. Este es el umbral a partir del cual el sonido puede causar daños. De hecho, en los diferentes intentos que la Unión Europea ha hecho para limitar la potencia sonora de los reproductores MP3 y otros productos similares la cifra elegida eran los 89 decibelios. Así que todo lo que exceda estos niveles puede causar daños en nuestra audición. Si tienes curiosidad al respecto, hay varias apps para tu móvil que pueden medir el nivel de decibelios de tus auriculares según el volumen que uses en cada momento.

El otro aspecto importante es el tiempo de exposición. Tal como pasa con el sol, no es lo mismo pasar 10 minutos oyendo un reproductor MP3 a un volumen excesivo que pasar 2 horas. En este último caso, los daños son más graves, si se superan los niveles de volumen que hemos mencionado antes. Cuanto mayor es el volumen utilizado, menos tiempo es necesario para que el sonido empiece a perjudicar a tu salud auditiva. Todo ello sin olvidar que este tiempo también se acumula, justamente igual que con el sol.

 

 

Qué soluciones tenemos disponibles

Si ya estás empezando a tener miedo por todo lo que hemos comentado hasta aquí vamos a tranquilizarte un poco con las soluciones que tienes a tu disposición para evitar estos problemas. Una de ellas, la más fácil de todas de hecho, es reducir el nivel de volumen al que escuchas tu música favorita. Es difícil cuantificar esta bajada de sonido, debido a que las escalas de los dispositivos no tienen nada que ver con las potencias en decibelios pero si es cierto que una reducción del sonido final del dispositivo siempre será beneficiosa para nuestros oídos.

Otra opción es cambiar los auriculares. Muchas veces tenemos que subir el audio de nuestro reproductor MP3, de nuestro móvil o del dispositivo que sea porque tenemos una gran cantidad de ruido de fondo. En caso de tener unos auriculares con un aislamiento inadecuado es muy probable que este penetre en el oído e impida una correcta audición de la música… que tendemos a resolver subiendo el volumen. Un buen aislamiento del exterior es más eficiente, permitiendo incluso reducir el volumen de la escucha sin perder detalle, al eliminar las interferencias externas en la escucha.

Como último consejo, no está de más limitar el tiempo de uso del reproductor MP3, especialmente a volúmenes elevados. Tal como hemos visto, es altamente posible que algunos de estos productos puedan alcanzar volúmenes elevados incluso a niveles de potencia bajos, así que la moderación es otra clave importante. Sobre todo si notamos molestias como zumbidos, los famosos tinnitus en los oídos, dolores y otras molestias en nuestros oídos.

 

 

También en los conciertos

Aunque hasta ahora nos hemos centrado en los efectos que incluso los mejores reproductores MP3 tienen para sus usuarios, en lo que al aspecto auditivo se refiere, lo cierto es que hay más situaciones relacionadas con el mundo musical en las que el oído puede sufrir considerablemente. Como ejemplo, podemos hablar de la tensión que este órgano soporta en situaciones como concierto en vivo, en clubs y discotecas o incluso al tocar un instrumento. Algo que afecta hasta a los propios músicos, como prueba el hecho de que Brian Johnson, cantante de AC/DC, tuviera que cancelar una gira por el riesgo de sordera permanente que cernía sobre él.

El problema, tal como hemos comentado antes, está en el volumen al cual están sometidos los asistentes a estos eventos. Como ejemplo, una persona que pase una noche en un club o discoteca soporta niveles de audio de unos 95 decibelios, a los que no se debería de estar expuesto durante más 45 minutos. Un saxofón tocando forte llega a los 110 decibelios, con un tiempo de exposición máxima recomendada de 2 minutos, mientras que el público presente en un concierto y ubicado en la zona del foso puede soportar 120 decibelios, a los que no deberían estar expuestos por más de 30 segundos.

En todos estos casos, la solución más recomendada por parte de los profesionales de la salud auditiva es el uso de tapones. Una nueva tendencia que ya está presente en algunos países escandinavos y que ha sido recomendada incluso por la OMS, a fin de evitar los pitidos y la pérdida auditiva relacionada con el excesivo volumen al que se somete a los asistentes a estos eventos.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...