Teléfonos inteligentes desplazan del mercado a cámaras fotográficas

Última actualización: 17.09.19

 

Los teléfonos inteligentes se han apoderado del mercado y de la industria de las telecomunicaciones. Se está en presencia de una nueva época en las que los smartphones se han convertido casi en una necesidad y sus ventas han reducido el terreno que estaba dominado por las cámaras digitales en el segmento de fotografía ¿Será este el fin de las cámaras fotográficas o tienen más por ofrecer?

 

En esencia, los teléfonos móviles son equipos para comunicarse y acortar distancias, pero también sirven para enviar mensajes, almacenar contactos, recibir correos electrónicos, descargar documentos, publicar estados, leer libros, actualizar las redes sociales, estar al día con las noticias y tomar fotografías, que pueden ser luego publicadas desde el mismo equipo. 

Estos son solo algunos de los usos que se les pueden dar a los teléfonos inteligentes, pero la lista no termina allí, pues son capaces de hacer y servir para múltiples fines. Por ello, sus ventas dominan el mercado y han pasado a convertirse en una necesidad que está ganando terreno en muchas áreas donde no eran competidores.

Por ejemplo, el hecho de que un teléfono incluya cámara no afectaba al mercado de la fotografía, hasta hace algunos años atrás. Las personas podían tener su teléfono inteligente y continuaban comprando la mejor cámara de fotos disponible en el mercado. Ahora, la tendencia es distinta. Según algunos estudios e investigaciones con gráficos de cifras, la popularización de los smartphones ha afectado los números en ventas de las cámaras. 

Gracias a los avances tecnológicos y a las mejoras sustanciales en las cámaras incorporadas en los dispositivos telefónicos móviles, el uso de las cámaras convencionales está quedando a un lado, siendo estas para muchos prescindibles si se cuenta con un teléfono inteligente de alta gama. 

 

 

Teléfonos con fotos profesionales

En la actualidad, los grandes fabricantes de teléfonos inteligentes sorprenden cada vez más a los usuarios, incorporando entre sus atributos mejoras en las cámaras. Incluso, hay modelos que no solo incluyen las básicas cámaras frontal y posterior, sino que dotan a los dispositivos inteligentes hasta con tres o cuatro cámaras, así como flash delantero y posterior, para una mejor iluminación.

De acuerdo a las estimaciones de las casas fabricantes de cámaras de fotos (Si pulsas aquí, encuentras varios productos para elegir), agrupados en la Asociación de Productos de Cámara e Imagen, sus distribuciones en dispositivos pasaron de 121 millones de equipos en el año 2010 alrededor del mundo a solo 25 millones para el año 2017. Estas cifras indican que la producción y distribución de cámaras ha bajado unas cinco veces en tan solo 7 años.

No obstante, si bien es cierto que gracias a los teléfonos inteligentes se tiene a la mano una cámara de fotos en la comodidad del bolsillo y con altos estándares de calidad, llegando a lograr capturas nítidas y de estilo profesional, también es una realidad que aún existe un mercado para las cámaras de fotos. 

Gracias a los dispositivos móviles, se está entrando en una nueva era, en la que la cantidad de fotos por minuto a nivel mundial es exorbitante. La captura se logra con solo tocar la pantalla y estas imágenes llegan a ser de consumo masivo, debido a que desde el mismo equipo con que se realizaron es posible compartirlas e interactuar en las redes sociales. 

 

Equipos menos preferidos

Por ello, ha decaído el interés de los usuarios hacia los modelos profesionales, porque estos no cuentan con la misma inmediatez y, en general, son equipos que deben llevarse de forma adicional.

Para los usuarios no resulta atractivo tener que cargar a cuestas con equipos grandes, pesados, costosos y con diferentes lentes. De allí la reducción en la distribución mundial. Los 121 millones de aparatos distribuidos para el 2010 son ahora solo un recuerdo que va en constante caída. 

Llevar un equipo costoso no es viable. Y es que las cámaras de fotos tienen un gran desafío por delante, como volver a conquistar a los usuarios y competir contra pequeños dispositivos multifuncionales, que son capaces de generar fantásticas imágenes por un precio económico. No lo tienen nada fácil.

El mundo ha cambiado y sus necesidades también. De hecho, se está en la era de la fotografía computacional, una nueva estrategia de las grandes compañías tecnológicas del mundo como Google y Apple. 

 

 

Fotografías computacionales

Se denomina fotografía computacional a todas las técnicas para la captura y procesamiento de fotografías digitales a través de algoritmos, en lugar de mecanismos ópticos. Gracias a esto, es posible mejorar la capacidad de una cámara para obtener resultados que serían imposibles de otra manera.

Con las fotografías computacionales, al captar una imagen, los sistemas generan una sucesión de capturas con diferentes exposiciones que luego son combinadas en una sola fotografía.

Como producto final, se logran mejores resultados pese a condiciones de baja iluminación o con alto rango dinámico. Incluso, a través de estos métodos de última generación se capturan más detalles en las imágenes tomadas. 

Es posible fotografiar desde retratos con efecto de desenfoque, tal como los capturados por profesionales, hasta increíbles imágenes con bajo contenido de luz, que hace un par de años atrás habrían sido imposibles o desechadas por la baja calidad. 

Todo el auge de estas fotografías está integrado por un procesamiento de imágenes cada vez más complejo, empleando microprocesadores e incluso comandos a través de inteligencia artificial, así como la incorporación de sensores sensibles y eficientes. Estos elementos son las bases que marcan los nuevos precedentes en la tecnología fotográfica que está en boga y que es además el futuro de la industria. Por ello, las grandes empresas de cámaras de fotos tradicionales deben mutar para tener cabida en la nueva era, si no quieren desaparecer de la industria. 

Aún el día de hoy hay muchas personas que siguen optando por las cámaras, pero no como un dispositivo principal para la captura de fotografías, sino como un elemento alternativo para contar con mayores posibilidades, sobre todo si se trata de un viaje o nuevas experiencias a descubrir en la naturaleza, no para el común día a día.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...