¿Qué ocurre si un drone choca contra un avión?

Última actualización: 07.12.19

 

Tras los últimos acontecimientos vividos en las navidades de 2018 en el aeropuerto de Gatwick, situado en Londres, no son pocos los que se preguntan si había motivo para tanta alarma. Para quienes no conozcan lo que pasó, este aeropuerto se vio obligado a suspender todas sus actividades de vuelo durante unas 40 horas debido a la presencia de varios drones en el espacio aéreo del aeropuerto. Algo que supone un riesgo para las operaciones del mismo y que podría tener consecuencias graves para la seguridad aérea.

No obstante, algunos usuarios piensan que, considerando las características y el tamaño de un drone, tampoco debería ser tan peligroso que uno de estos aparatos pudiera colisionar contra un avión. Especialmente cuando este tipo de aviones se prueban frente a todo tipo de riesgos, tales como la colisión contra pájaros y otros objetos en vuelo. Para tratar de arrojar algo de luz sobre este asunto, vamos a ver realmente a qué riesgos se expone una aeronave actual en caso de chocar contra uno de estos drones.

 

Lo que dice el estudio

Esta misma pregunta que nos estamos haciendo ahora mismo se la hicieron también los expertos de la universidad de Dayton, a fin de saber qué efectos podría tener el choque de un drone contra una aeronave comercial. Y dado que usar una situación de vuelo real suponía un riesgo considerable, optaron por hacer una simulación, empleando para ello un drone y un avión real.

En concreto, el sistema elegido por esta universidad ha sido el mismo que se emplea para verificar los efectos de la colisión de pájaros y otros elementos contra las diferentes partes del avión, utilizándose un cañón de aire comprimido. Una vez que el cañón está cargado con el drone, este se lanza contra el avión a una velocidad de 383 kilómetros por hora, en una situación que viene siendo similar a la que se registra durante un aterrizaje de un vuelo convencional.

 

 

No obstante, dentro de la prueba realizada, el drone no se lanzó directamente contra el fuselaje de un avión convencional, sino que el drone fue arrojado sobre un ala simulada, que bien podría formar parte de un avión de pequeño tamaño. Y lo cierto es que los resultados no pueden ser más preocupantes. Tal como puede apreciarse en el vídeo del experimento, el drone penetra de forma considerable en el ala, quedando incrustada en el interior de la misma. En paralelo, el drone también abre un gran hueco en la zona interior del ala, lo que puede provocar graves problemas a la hora de mantener la adecuada estabilidad durante las operaciones de vuelo.

Para conocer mejor los efectos de esta amenaza, se lanzó sobre un ala similar un pájaro simulado, a fin de comparar los efectos de la colisión. No causó sorpresa entre los profesionales verificar cómo el impacto tuvo un efecto parecido, en lo que a daños y resultados se refiere. Quizá con la excepción de que este pájaro simulado no quedaba incrustado como el drone, dado que el mismo era bastante más blando que el material del que se fabrica este pequeño avión.

 

Qué ocurre en la realidad

Si les echamos un vistazo a algunos de los casos registrados, resulta fácil comprobar que los efectos reales de una colisión de un drone con un avión comercial vienen siendo bastante graves, sin que difieran mucho de lo que el estudio de la universidad de Dayton ha determinado.

Como muestra, podemos referirnos al suceso ocurrido en el aeropuerto Abelardo Rodrigues, situado en Tijuana. Este hecho tuvo lugar a mediados del mes de diciembre de 2018, produciéndose la colisión de un drone contra la zona frontal del avión, un Boeing 737-800. En las imágenes del suceso es fácil observar como el radomo de la aeronave, la cobertura de la parte frontal del avión que protege la zona de antenas situada en la punta, presentaba un considerable golpe y numerosos desperfectos, aunque afortunadamente esto no supuso un riesgo ni para la tripulación ni para los viajeros del vuelo.

Tampoco tuvo consecuencias el impacto de un drone con otro Boeing 737 800, en este caso en el Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery. La colisión tuvo lugar bajo una de las ventanas de la cabina, sin que la misma causase más daños que algunos desperfectos estéticos. Aún así, fue preciso retirar la aeronave del servicio para una inspección a fondo.

 

 

Cuáles son los riesgos reales

En este punto, quizá te estés preguntando hasta qué punto existen riesgos reales a la hora de volar drones en zonas con tráfico aéreo. Dejando de lado lo irresponsable de esta práctica, es cierto que las zonas en las que estos aviones pueden volar solo pueden afectar a las operaciones de despegue y aterrizaje, dos de las fases más críticas del vuelo y en las que un drone descontrolado puede suponer un problema.

La gravedad de estos daños y riesgos es aún mayor en caso de que la colisión afecte a alguno de los elementos implicados en estas operaciones. Aunque los aviones están preparados para soportar este tipo de colisiones, es cierto que existen elementos más débiles, como los flaps o slats que se utilizan a la hora de despegar o aterrizar. En caso de que un drone se estrelle contra uno de estos elementos desplegados, es altamente probable que pueda dañar el mismo, causando no pocos problemas.

Algo parecido ocurre con los trenes de aterrizaje. Debido a los materiales con los que se fabrican los drones, existe un riesgo cierto de que un choque contra esta parte del avión pueda dañar los neumáticos o el resto de elementos implicados en el pliegue y despliegue del eje sobre el que las ruedas se montan.

Por último, ya hemos visto los efectos que puede tener un drone sobre el ala de un avión. En los aviones actuales, es muy frecuente que en las alas se sitúen los tubos que llevan el combustible desde el depósito principal al motor que se sitúa en el ala, por lo que la colisión de uno de estos drones puede deteriorar tanto la estructura del ala como causar graves daños en esta alimentación, causando fallos en el motor y un considerable riesgo de incendio.

Así que los riesgos para la aviación son reales y notables. Tanto como para que se intensifiquen las medidas de seguridad a la hora de evitar que estos pequeños dispositivos pululen por zonas donde se lleven a cabo vuelos comerciales convencionales.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...