PLC y amplificador WiFi, parecidos pero no iguales

Última actualización: 20.07.19

 

Uno de los principales problemas que tenemos los usuarios de redes WiFi tiene que ver con la cobertura de la red. Algo que provoca que, a medida que nos vayamos alejando del router o del punto donde tengamos instalada la misma, vayamos perdiendo cobertura y potencia de señal. Lo peor de todo es que viendo la evolución de la tecnología actual, no parece que los productos que vayamos viendo en el futuro puedan amplificar la cobertura de la señal WiFi, a menos que recurramos a productos más específicos como los amplificadores WiFi.

Por fortuna, en este mercado sí tenemos una amplia cantidad de opciones para elegir, con incrementos de cobertura que pueden servirnos para casi cualquier situación que sea necesario solventar. Sin embargo, es importante no confundirnos entre dispositivos, puesto que en el mercado tenemos los amplificadores WiFi convencionales y también los repetidores PLC, por citar los dos principales. Dispositivos diferentes y que, cada uno de ellos, tiene una funcionalidad concreta a la hora de amplificar la cobertura de nuestra red.

 

Qué es un amplificador WiFi

Como su propio nombre indica, un amplificador WiFi es un dispositivo pensado para amplificar una señal de red WiFi ya existente. El producto cuenta en su interior con una serie de antenas y elementos, que dan una mayor calidad a la cobertura de red, ampliando la cobertura de la señal frente a la zona en la que actualmente tengamos dicha cobertura de red.

Si viéramos estas redes desde el cielo, observaríamos como la cobertura de la red principal tiene una forma más o menos circular, mientras que la cobertura de la red adicional que coloquemos mediante el amplificador formará parte de un nuevo círculo, que en parte tocará con la zona de cobertura que actualmente tenemos instalada. Esto se debe a que la instalación de un amplificador WiFi debe realizarse siempre en la zona de cobertura del router, de la red previa. Algo que tiene que ver con el hecho de estar hablando de un amplificador, que necesita de cobertura de red para poder extender la misma allí a donde sea necesario.

 

 

Este sería el funcionamiento básico de un amplificador WiFi convencional, de los que tenemos en el mercado a precio económico. Sin embargo, dentro de los mejores amplificadores WiFi especializados tenemos otros modelos con los que hacer prácticamente de todo. Y es que una de las ventajas de estos dispositivos es que podemos enviar o amplificar esta señal de red a distancias que van desde los 10 o 15 metros de los modelos convencionales a los cerca de 10 kilómetros que pueden alcanzar los modelos extremos y de mayor coste. Así que la polivalencia y la amplia gama de opciones que nos da este dispositivo son más que considerables.

 

Qué es un amplificador PLC

Buena parte de las cosas que hemos dicho para el amplificador WiFi convencional podríamos comentarlo de los modelos basados en la tecnología PLC. Estamos hablando de dispositivos que se encargan de recibir la señal de red, de gestionar la misma de forma adecuada y de crear ese entorno o zona de cobertura allí donde coloquemos el dispositivo.

La principal diferencia de estos productos frente a los amplificadores WiFi convencionales se encuentra en la forma en la que los datos  llegan al equipo. En los amplificadores WiFi convencionales es necesario buscar el borde de la cobertura WiFi, para obtener la cantidad de señal suficiente como para que el amplificador pueda distribuir la misma en la zona en la que lo instalemos. Algo que cambia de forma drástica en los modelos planteados con la tecnología PLC.

Esta tecnología nos ofrece la posibilidad de utilizar la red eléctrica de nuestro hogar como red para la distribución de los datos y la conectividad de nuestra red. Algo que se refleja en el proceso de instalación de los dispositivos PLC, que a diferencia del amplificador WiFi convencional, consta de dos conectores separados. El primero de ellos se encarga de recibir la señal del router y transferir la misma a través de los cables eléctricos que tenemos en la pared hasta el punto en el que conectemos el segundo enchufe. Este segundo enchufe es el que se encargará de crear la zona WiFi allí donde lo conectemos, o bien de ofrecernos los puertos Ethernet con los que conectarnos de forma cableada, tal como ocurre con algunos amplificadores.

Así pues, la principal ventaja que nos ofrece este sistema es la de desligarnos de la cobertura WiFi actual o existente, de modo que podemos llevar la cobertura a cualquier parte, sin importar lo lejos que estemos. Lo único que necesitamos es un enchufe en la zona que queramos conectar.

 

 

Cuándo conviene usar un dispositivo u otro

Probablemente, la pregunta que esté rondando tu cabeza en estemos momento será cuando conviene usar un dispositivo u otro. Una respuesta a la que  ya hemos dado respuesta a lo largo de este artículo, pero que vamos a clarificar un poco más.

Como hemos comentado, tanto el amplificador WiFi como el repetidor PLC emplean la misma tecnología en lo que a transferir la señal se refiere, de modo que una vez instalado el dispositivo se crea una nueva red en la zona en la que hayamos enchufado el equipo, con una cobertura similar. Así que en este aspecto no hay grandes diferencias, más allá de las que cada modelo específico pueda ofrecer.

Donde sí hay una diferencia considerable es a la hora de llevar la cobertura al dispositivo. En el caso de los amplificadores WiFi convencionales, es necesario que este producto esté instalado dentro de la zona de cobertura WiFi ya existente. Algo que limita el alcance del nuevo dispositivo, puesto que la cobertura de la zona ampliada siempre estará, en parte incluida en la zona de cobertura existente. Así que si la red tiene que amplificarse a una zona más lejana es probable que no podamos hacerlo.

Este problema se resuelve con los modelos PLC que, como hemos comentado, eliminando esa necesidad de buscar el borde. Con un PLC solo necesitamos tener un enchufe a mano para llevar la cobertura a cualquier parte. Adicionalmente, esta tecnología genera una mayor calidad de transferencia que la del amplificador WiFi, dado que funciona mediante una conexión cableada y no una convencional. Por tanto, también es una buena idea en caso de que tengas que instalar una red para dispositivos de alta demanda, que incluso podemos conectar de forma cableada, en caso de que sea necesario.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...