Menores y Tablets: sí, pero con moderación

Última actualización: 22.05.19

 

Cuando los padres se plantean el tema de la tecnología respecto de sus pequeños, siempre surge la diatriba entre si los tablets son convenientes para los más pequeños o no. Un debate que, como otros tantos, siempre suma adeptos y detractores. Y lo cierto es que ambos tienen su parte de razón, pues los tablets pueden ser una buena herramienta para el aprendizaje y entretenimiento de los más pequeños de la casa, pero también pueden suponer un problema si no se fomenta entre estos usuarios un uso responsable. Algo que, por otra parte, deberíamos realizar también los adultos. Así pues, profundicemos en los efectos que puede tener el uso del Tablet en los menores y cómo podemos evitarlos.

 

Exceso de uso

Uno de los problemas habituales que tienen los padres con hijos usuarios de Tablet tiene que ver con el tiempo de uso. Un tiempo que suele quedarse corto para los más pequeños y que puede resultar ser demasiado para los padres, así que es habitual que esto se convierta en caballo de batalla entre ambos. Por eso, a la hora de plantear el uso del Tablet por parte de los menores, es necesario establecer ciertas limitaciones en cuanto al tiempo de uso, siendo muy peligroso el dejar barra libre al menor, ya que aún le cuesta limitarse. Afortunadamente, existen diferentes aplicaciones con las que podemos establecer esa limitación de tiempo, tanto en cantidad como en los horarios en los que el menor podrá usar el Tablet.

Este segundo aspecto, el relacionado con las horas en las que se usa ese tablet, resulta importante pues son ya varios los estudios que apuntan que el uso de los tablets, y en general el de otros dispositivos con pantalla como móviles o portátiles, puede tener una influencia negativa en el sueño de los más pequeños. Algo que tiene que ver tanto con el tiempo de uso dedicado al Tablet y que se le roba al sueño, como a la necesidad adicional de relajación después de una sesión usando el dispositivo. Por eso, es fundamental que no se utilice el Tablet en los momentos previos al descanso. Lo suficiente, al menos, para que la luz azul que generan las pantallas frene sus efectos sobre el cerebro.

 

 

Construyendo un entorno seguro

Más allá de hablar de apps prohibidas o no recomendables para los menores, que las hay, es fundamental que los padres controlen las aplicaciones a las que puede tener acceso el menor, para impedir problemas tanto de seguridad como experiencias inadecuadas para su edad. Afortunadamente, cada vez son más los tablets que incluyen un control parental y herramientas de bloqueo, con las que los padres pueden controlar qué aplicaciones se instalan e incluso el tiempo de uso de las mismas. A este respecto, contar con unos de los mejores Tablets infantiles es una opción interesante, ya que suelen incluir este tipo de herramientas, al tiempo que ofrecen un entorno seguro con apps de tipo educativo para los más pequeños.

No obstante, todas estas precauciones deben estar acompañadas de una vigilancia activa en los contenidos a los que tiene acceso el menor. Y es que son varios los casos en los que hemos visto como aplicaciones pensadas para los más pequeños se ven atacadas por personas que acaban corrompiendo las mismas y causando molestias y riesgos a los usuarios. Como prueba, tenemos los vídeos modificados con series infantiles y contenidos poco adecuados que se han colado en Youtube, o los usuarios adultos que se esconden en aplicaciones populares para los menores como Roblox o similares. Por tanto, solo con un proceso de control adecuado podremos mantener a nuestros pequeños seguros.

 

Buscando alternativas

Si se mantiene bajo control, el uso del Tablet no tiene por qué generar problemas para los más pequeños. Pero cuando esto ocurre, sí es necesario buscar alternativas que, en la medida de lo posible, sirvan tanto para resolver el conflicto como para evitar frustraciones y otros problemas.

 

 

 

Una de estas opciones es la de contar con alternativas al tiempo de uso del Tablet, de modo que los más pequeños puedan disfrutar de otras actividades distintas al uso de este terminal. Reemplazar o sustituir parte de este tiempo dedicado al ocio digital por actividades familiares no solo es una excelente manera de reemplazar ese tiempo de uso, sino que también nos ayudará a contar con una mayor calidad de vida en lo que a nuestras relaciones familiares se refiere. Salir en bici, pasear, deportes o películas pueden ser muchas alternativas interesantes para llenar nuestro tiempo.

Esto también conlleva que nosotros, como padres, tengamos que predicar con el ejemplo. Y no solo con el tiempo que dedicamos a nuestros pequeños, sino también en nuestra vida diaria. Si somos capaces de dejar el Tablet o el móvil a un lado y volcar más tiempo a otras tareas junto a ellos, tendremos un extra para poder reclamar lo mismo a nuestros hijos.

 

Ante todo, prevención

Con todo lo que hemos comentado ya resulta obvio lo importante que es mantener un control adecuado en la relación entre el Tablet y nuestros pequeños. Pero esto no es algo casual, sino que está debidamente justificado por la relación que se establece entre estos dos elementos. Y es que el Tablet, durante su uso, genera unas sensaciones y reacciones en el cerebro infantil que pueden generar comportamientos adictivos. Por eso, la prevención es algo importante.

Esto nos lleva a preguntas como la edad a partir de la cual deberíamos empezar a permitir a nuestros pequeños usar estos dispositivos o bien cuál es el tiempo recomendable para el uso. En ambos casos, las respuestas difieren, pues cuanto más tarde entre el Tablet en la vida de nuestros hijos y cuanto menor sea el tiempo de uso del mismo, mejor. No obstante, a medida que incrementen su edad, sí podemos ir ampliando el tiempo de uso, aunque manteniendo siempre las pautas que hemos recomendado tanto en tiempo como en el control que hemos comentado.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...