Los vapeadores, cada vez más alejados de la nicotina

Última actualización: 17.09.19

 

Uno de los principales objetivos de los mejores vapeadores era alejar a los usuarios del tabaco convencional y de sus efectos. Una labor en la que el éxito de la iniciativa está siendo considerable, dado que el 96% de los fumadores que se han pasado al vapeo han conseguido reducir este consumo. De hecho, casi dos tercios han dejado de fumar tabaco convencional y se han pasado directamente al cigarrillo electrónico o al vapeador, notando considerables mejoras en su estado de salud.

Sin embargo, dar el salto a los vapeadores no implica dejar de lado automáticamente la nicotina, dado que muchos de los líquidos o cartuchos que se utilizan actualmente incluyen nicotina. Algo que es favorable para el usuario, siempre que dicha nicotina se utilice de forma progresivamente menor dentro del proceso de deshabituación del tabaco convencional, pero no tanto si lo que se pretende es seguir fumando con normalidad. Afortunadamente, son cada vez más las alternativas que los usuarios que desean eliminar la nicotina de su vida las que tienen para dejar la nicotina a un lado.

 

Los líquidos son una gran solución

Dentro de estas propuestas tenemos los líquidos, que se emplean en los vapeadores de resistencia. Cabe mencionar que estos dispositivos son los más utilizados actualmente por los usuarios, tanto por tener un coste relativamente ajustado como por tener una alta polivalencia, tanto a la hora de personalizar el uso del producto como de obtener resultados agradables a la hora de fumar. Además, los kits de inicio suelen contar con estos vapeadores sencillos como protagonistas, así que no es complicado contar con una base de calidad para vapear con comodidad.

Así pues, no es extraño que estos líquidos sean de los productos más vendidos en lo que a la hora de reponer nuestro vapeador se refiere. Estos líquidos, siempre que sean de calidad, cuentan en su composición con ingredientes de alta calidad, generalmente de origen vegetal, así como otros ingredientes utilizados generalmente en la industria alimentaria como saborizantes. Todos estos elementos han sido probados previamente y cuentan con las autorizaciones correspondientes, por lo que no tendremos problemas a la hora de disfrutar de una experiencia segura.

 

 

El otro aspecto en el que estos productos nos ayudan a apostar por una vida sin nicotina tiene que ver con la amplia variedad de sabores existentes en la actualidad. Un vistazo en cualquier tienda del sector nos descubre una amplia de sabores casi tan amplia como la que podemos encontrar en un bar o en una heladería.

Esta gama de sabores tiene como protagonistas a los sabores frutales, encontramos los más tradicionales y frescos como los de sandía, melón, plátano o manzana. Otro grupo interesante es el de que forman las bebidas, en el que encontramos sabores a cola, piña colada o incluso mojito, como ejemplo. Y por cerrar, tendríamos un tercer grupo con los sabores más extraños tales como los de dulce de leche, flan, cacahuetes con chocolate o leche con cereales. Unas auténticas rarezas, que son posibles gracias a estos aditivos alimentarios que hemos comentado, manteniendo una adecuada fidelidad respecto de lo que debía ser.

 

Los cartuchos también ayudan

Aunque la oferta es algo más reducida, en el caso de los productos que funcionan con cartucho también tenemos algunas alternativas interesantes con las que dejar la nicotina a un lado. Aunque sí es cierto que, mientras que los líquidos son compatibles con prácticamente cualquier cigarrillo electrónico o vapeador vaporizador, en el caso de los productos que funcionan con cartuchos estos solamente son compatibles con el estándar que cada fabricante tiene.

Aún así, como referencia, podemos mencionar los cartuchos de MyBlu, una de las opciones que tenemos en el mercado. Los cartuchos que ofrece esta marca se adentran dentro del mundo de los sabores frutales con opciones como la manzana, el mango o el limón. También dispone de algunas alternativas diferentes, con sabores como Ginseng o Eucalipto. No obstante, es imprescindible revisar las diferentes presentaciones, puesto que algunos sabores tienen nicotina incorporada.

Otro modelo disponible es el IQOS, al que dentro de poco se sumará el Juul. Dos productos con tecnología de cartucho que, sin embargo, no son recomendables para quienes quieran dejar la nicotina, dado que estos productos utilizan tabaco y nicotina en su composición. Por tanto, siempre que queramos utilizarlos vamos a consumir este elemento.

 

 

¿Y si quiero nicotina?

Si estas en las primeras fases del proceso y no te ves capaz de prescindir todavía de la nicotina, tanto en el lado de los cartuchos como en el de los líquidos tienes opciones interesantes para irte deshabituando de este componente.

En el caso de los cartuchos, los que hemos comentado de la marca MyBlu, compatibles con los cigarrillos o vapeadores de este fabricante, se presentan en diferentes concentraciones de nicotina. En concreto, estas se distribuyen en una gama de tres niveles diferentes, de 1,6%, 0,8% y una tercera totalmente libre de nicotina, dependiendo de lo que necesitemos en cada momento.

Este planteamiento también está presente en el lado de los líquidos, con más opciones aún. En concreto, la mayor parte de los fabricantes suele tener unos niveles de referencia, que se modifican en 6 miligramos de nicotina por cada 10 cigarrillos diarios que la persona fume. Así pues, una persona que fume de 20 a 30 cigarrillos diarios debería recurrir, en teoría, a un líquido con una concentración de 18 miligramos de nicotina. Si fuma 10 o menos, con una concentración de 6 miligramos sería bastante. Una referencia que nos sirve también para ir reduciendo la cantidad de nicotina a medida que nos vayamos sintiendo preparados para ello.

Como ventaja adicional, estos líquidos no solo contienen nicotina convencional, sino que nos permiten disfrutar de diferentes variedades de tabaco que no siempre tenemos a mano. Por si esto fuera poco, también tendremos a nuestra disposición diferentes recetas, en las que este tabaco puede combinarse con otros sabores. No obstante, estas últimas propuestas no son del todo recomendables si lo que se pretende es dejar la nicotina, pues camuflan el sabor del tabaco y hacen más complicado el proceso.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...