Los proyectores, nuevos elementos imprescindibles en las aulas

Última actualización: 20.07.19

 

Si echamos un vistazo a los elementos electrónicos que encontramos hoy día en un aula escolar frente a lo que había hace algunos años, seguramente nos sorprenda encontrar todo tipo de dispositivos que hacen más fácil el aprendizaje y la formación. Algo que ya estaba presente en las aulas universitarias y de instituto, pero que con el paso del tiempo se ha ido extendiendo al resto de niveles educativos, hasta el punto de que hoy día incluso en las aulas de preescolar podemos encontrar ordenadores y proyectores. Este último producto es la clave de parte del nuevo proceso educativo, dado que el mismo tiene una alta polivalencia y utilidad a la hora de realizar este aprendizaje.

 

Del proyector a la pizarra digital

A primera vista, podemos pensar en el proyector como herramienta para proyectar en pantalla todo aquello que sea necesario. Un planteamiento que, aún siendo cierto, serviría solo para emitir imágenes en pantalla de video y, quizá de aquellas aplicaciones que queramos utilizar como apoyo a la docencia. Este fue el planteamiento inicial del uso del proyecto en las aulas, aunque es cierto que el mismo quedó atrás en poco tiempo, gracias a elementos como la pizarra digital.

Esta pizarra digital se ha convertido en el complemento perfecto para reemplazar las pizarras antiguas de tiza o rotulador convencionales, ofreciendo una amplia comodidad de uso y una polivalencia considerable. Tanto como para ser una solución interactiva de primer nivel, con la que es posible hacer prácticamente de todo.

Como ejemplo, estas nuevas pizarras digitales, combinadas con su proyector correspondiente, permiten escribir directamente en pantalla mediante el uso de un puntero digital específico. Una escritura que se puede hacer directamente sobre la pantalla en blanco o bien sobre lo que estemos presentando. Algo que añade una mayor comodidad a la hora de realizar presentaciones o de introducir todo tipo de conceptos, de una forma aún más eficiente.

 

 

La calidad no es problema

Dado que el aula es un entorno complejo, resulta imprescindible que los dispositivos utilizados en la misma tengan la calidad suficiente como para que la clase discurra sin problemas. Algo para lo que los ordenadores que se utilizan deben tener potencia y eficiencia suficiente como que el rendimiento sea el adecuado. Un aspecto que no es especialmente problemático considerando el tipo de usos y aplicaciones que se dan convencionalmente a estos equipos.

En el caso de los proyectores, los diferentes fabricantes especializados en el sector educativo también han dado los pasos necesarios como para ofrecer la calidad necesaria. Una calidad  de imagen suficiente como para visualizar de forma clara todo aquello que queramos mostrar. También estos deben contar con calidad suficiente como para responder con calidad cuando se trata de escribir sobre pantalla. Así que todo el planteamiento cubrirá, sin excesivos problemas, todo el proceso de dar al docente el soporte necesario para que las clases se desarrollen sin perder tiempo en ir configurando cosas o en resolver los cuelgues que pueda tener el equipo.

 

Aplicaciones disponibles

Una vez planteado el entorno, es momento de saber que podemos hacer con este tipo de dispositivos en el aula. Unas aplicaciones que ya hemos comentado inicialmente, en lo que se refiere a poner videos o realizar tareas sencillas en lo que a enseñar lo que sea necesario se refiere.

No obstante, la potencia de este sistema ayuda a los docentes a llegar mucho más lejos de donde llegan los planteamientos convencionales de siempre. Así pues, con estos dispositivos es posible realizar todo tipo de diseños creativos, dibujados directamente sobre la propia pantalla o bien empleando ratón. Un proceso en el que podemos utilizar una amplia cantidad de herramientas de diseño gráfico, ajustables además a diferentes niveles de competencia tecnológica.

 

 

También resulta muy útil el uso de este tipo de proyectores a la hora de realizar cualquier presentación. Da igual que trabajes con esquemas convencionales, con mapas sinópticos o que quieras organizar una tormenta de ideas. Todos estos elementos pueden gestionarse adecuadamente a través del proyector, pudiendo incluso gestionar de forma manual dichos elementos, en el caso de aquellos proyectores que tienen la capacidad de proyectar directamente sobre la mesa. Una nueva forma de dar un extra actividad a la docencia.

Lo mismo ocurre a la hora de visualizar objetos digitales sobre dicha mesa o sobre cualquier entorno. Algo que permite bucear en el interior del cuerpo humano, tocar ciertos instrumentos musicales de tipo virtual a través del proyector y desde la pantalla o realizar cualquier otro planteamiento docente que queramos ejecutar, sin las molestias y complicaciones de los modelos generales de siempre.

Por último, no podemos olvidarnos de la conectividad del sistema, de modo que los resúmenes o exámenes se pueden enviar por correo electrónico cómodamente o subirse a la nube aquellos contenidos que sean precisos. Por otra parte, también es posible crear videoconferencias en clase, con las que mantener el contacto con otras escuelas o con docentes invitados, dependiendo de lo que se necesite.

 

Pensando en el futuro

Como aspecto final de estos nuevos proyectores pensados para el aula, nos encontramos con planteamientos que cuidan de todos. Entre estos cuidados tenemos los de la salud visual de los alumnos. Un planteamiento interesante con el que estos nuevos proyectores evitan problemas en la vista del alumnado, ofreciendo siempre niveles de brillo y calidad suficientes para evitar la fatiga visual durante las clases.

Estos nuevos productos también incluyen tecnologías de ahorro de energía, que reducen los costes operativos respecto de lo que venían incluyendo los modelos convencionales. Algo que ayuda a los centros a reducir sus facturas de electricidad, haciendo el proceso educativo más eficiente y más ecológico.

Unas ventajas que también están planteadas para las lámparas, cuya tecnología aumenta tanto su calidad como su vida útil. De hecho, las lámparas actuales pueden tener vidas que rondan las 5.000 horas aproximadamente, aumentando así el periodo en que es necesario cambiar las mismas en función del uso. Ideal pues para ajustar el coste económico y dotar de mayor eficiencia al funcionamiento de estos equipos. Si quieres equipar tu aula con un proyector, encuentras algunas opciones de compra en este enlace.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...