Llegan al mercado los primeros cables HDMI 2.1

Última actualización: 21.07.19

 

Los cables HDMI se han convertido en poco tiempo en el nuevo estándar en lo que a transferencia de imagen y sonido se refiere. Una interesante evolución que ha dejado atrás lo que venían ofreciendo sus predecesores, como el euroconector, en un sistema que es mucho más cómodo y fácil de conectar. Pero además, la tecnología digital que emplean los dispositivos que utilizan este tipo de conexiones hacen aún más fácil transferir imágenes de alta calidad, tales como las que utilizan los actuales televisores Full HD o incluso aquellos capaces de trabajar con imágenes en formato 4K.

Sin embargo, pese a lo reciente de su lanzamiento, la tecnología ya ha sufrido su primera gran evolución, que llega con el estándar HDMI 2.1. Un nuevo estándar que incrementa considerablemente la calidad de imagen y sonido, gracias a un nuevo sistema de transferencia aún más eficiente y potente que incluso el de los mejores cables HDMI que actualmente tenemos en el mercado.

 

La historia del HDMI

Pero antes de mirar al futuro, vamos a asomarnos un poco al pasado, para saber exactamente qué es un cable HDMI y en qué consiste este estándar. Aunque seguramente te lo imagines, las siglas HDMI corresponden a los términos High Definition Multimedia Interface, o lo que en español vendría siendo la interfaz multimedia de alta definición.

Como su propio nombre indica, el objetivo de este sistema de conexión es la de lograr imágenes en una mayor calidad que los sistemas convencionales, tal como corresponde a las necesidades de los equipos reproductores y los televisores que actualmente tenemos en casa o podemos encontrar en el mercado. Por eso, detrás de esta tecnología se encuentran los principales fabricantes de tecnología del mercado, en una unión que ya es habitual en otros estándares como el WiFi o el protocolo USB, por citar un par de ejemplos.

Sin entrar demasiado en los aspectos más técnicos de esta tecnología, lo que obtenemos con un cable HDMI es un sistema de transferencia de datos de alta calidad y sin comprimir, frente a la compresión que algunos sistemas anteriores empleaban. Suficiente para dejar muy atrás a las soluciones previas, como el euroconector o la combinación de cables de vídeo compuesto y salida separada de audio, el famoso trío de cables rojo, amarillo y blanco.

 

 

Desde su lanzamiento en 2002, esta tecnología ha tenido diversas evoluciones que han mejorado tanto la capacidad de transferencia de vídeo como la de audio de forma considerable. Como referencia, aquella primera versión era capaz de soportar una transferencia máxima de datos de 4,9 Gbits por según, ofreciendo soporte para vídeo Full HD a 60 hercios y una calidad de sonido de 8 canales a 192 Khz cada uno. Unos parámetros que mejoran con el paso del tiempo, de modo que en 2006 se incrementa el ancho de banda hasta  los 10,2 Gbits por segundo, añadiendo nuevos elementos a su conectividad.

Esta pequeña revolución se vería superada por la versión HDMI 1.4, en la que se incorpora por primera vez la capacidad de lograr la deseada calidad de imagen en formato 4K, al incorporar la compatibilidad con la resolución denominada XHD o Extend High Definition. Algo que se traduce en una imagen más real, colores más vivos y otras mejoras en el audio. Este cable también ofrece la posibilidad de mover datos mediante Ethernet, con velocidades de hasta 100 Mbps. Esta sería la última versión antes del nuevo salto que analizamos ahora.

 

HDMI 2.1, un cambio de importancia

La versión HDMI 2.1 fue lanzada en 2017, aunque es a finales de 2018 cuando empiezan a llegar los primeros cables pensados para aprovechar al máximo todo lo que ofrece este sistema. Un sistema tan revolucionario como para suponer una nueva versión, diferente de las que veníamos teniendo anteriormente.

 

 

En concreto, este nuevo estándar dispara la velocidad de transferencia de datos hasta los 48 Gbps, casi cinco veces más que el antiguo estándar HDMI. Una cantidad de datos tan elevada con la que es posible disfrutar de aún mayor calidad de imagen y sonido en nuestros dispositivos. De hecho, este tipo de cables ya no solo serán compatibles con los nuevos monitores de tecnología 5K que algunos fabricantes están lanzando al mercado, sino que es lo que vamos a necesitar para ver con la mayor calidad las imágenes que presentan los futuros televisores en 8K e incluso en 10K. En concreto, esta resolución de 10K sería equivalente a 10240 x 4320 pixeles, por lo que la misma no se utilizará precisamente en televisores pequeños sino en otros de aún mayor tamaño, que serán los que se perciba la resolución que se ofrece.

No obstante, el nuevo cable HDMI 2.1 y su interfaz traen otra novedad que lleva mucho tiempo siendo reclamada, especialmente por los más jugones. Hablamos de la tasa de refresco de la pantalla, que ha sido siempre la gran olvidada de los fabricantes, hasta el punto de que para lograr tasas de refresco elevadas era necesario reducir la resolución. En este caso, estos cables HDMI 2.0 son capaces de doblar o cuadruplicar la velocidad de transferencia de los cables precedentes, siendo capaces de ofrecer imágenes en resolución 4K a 120 hercios. Un refresco que también se incrementa en los productos con resolución 8K, que llegan a los 60 hercios de refresco.

 

Disponibilidad y precios

Aunque el principal problema para los usuarios es dar con dispositivos compatibles con esta nueva tecnología, en el caso de los cables no es muy difícil encontrar productos dotados ya de esta nueva interfaz, aunque las opciones tampoco son muchas, por ahora. No obstante, es fundamental tener buena vista a la hora de comprar, dado que algunas empresas hacen pasar cables con versiones anteriores por otros con esta tecnología, cuyo rendimiento no es todo lo bueno que el del nuevo sistema 2.1

En cuanto a sus precios, es algo que varía dependiendo de los diferentes fabricantes. Como referencia, los modelos fabricados por Club3D, una de las primeras compañías que han dado el salto a este mercado, tienen un precio de unos 35 euros para un cable HDMI 2.1 de 2 metros de largo. A medida que se sumen nuevos fabricantes seguramente resulte más fácil dar con productos a precios más ajustados, aunque si tienes ya un dispositivo compatible con esta tecnología, sin duda te merecerá la pena la inversión.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...