Las grandes tabaqueras, principales actores detrás del cigarrillo electrónico

Última actualización: 22.05.19

 

Si nos preguntamos cuál es uno de los principales líderes del sector de la energía solar a nivel mundial, seguramente nos sorprenda saber que la empresa más puntera desde hace varios años es la petrolera BP. No obstante, si nos paramos a pensar un poco en las causas de este liderazgo, es fácil entender cómo esta compañía se dedica a proteger sus intereses ante las posibles amenazas futuras a su negocio principal, que es el petróleo.

Algo parecido ocurre con el tabaco y las empresas tabaqueras. En este caso, si echamos un vistazo a quienes se están encargando de mover este mercado y de lanzar los últimos modelos y productos relacionados con las nuevas formas de fumar, descubriremos que son las empresas de siempre y las grandes marcas quienes mueven este segmento. Un planteamiento que, al igual que en el caso de BP, no es más que la voluntad de estas compañías de mantener su negocio y sacar el máximo partido a un nuevo tipo de mercado.

 

Philip Morris, la reina de los cigarrillos electrónicos

Dentro de estas empresas tabacaleras, que han decido dar el salto al cigarrillo electrónico más moderno, nos encontramos con Philips Morris. Esta compañía lleva ya muchos años en el mercado y es responsable de grandes marcas de siempre, tales como Marlboro, Delicados o Benson & Hedges. Unas marcas que llevan en el mercado desde los casi 150 años que tiene la compañía, que se mantiene desde entonces en una posición de privilegio.

Precisamente su evolución hacia el mercado de los cigarrillos electrónicos tiene mucho que ver con la voluntad de mantener su privilegio y su posición en lo que a cuota de mercado se refiere. Una apuesta en la que la marca ha desarrollado una tecnología propia, con la que apropiarse del actual discurso de los cigarrillos electrónicos, en lo que a ayudar a dejar de fumar y reducir la presencia de elementos nocivos para la salud se refiere.

Algo que viene de la mano de las acusaciones que tradicionalmente todas las compañías tabacaleras tradicionales vienen recibiendo del mercado. Acusaciones por las que estas compañías venían añadiendo todo tipo de productos nocivos a sus cigarrillos, de modo que durante la combustión de los mismos se generaban cerca de 4.000 compuestos nocivos para la salud, tanto del fumador como de las personas que le rodean.

 

 

Una apuesta por la tecnología

Dentro de esta nueva tendencia, Philips Morris lleva gastados en torno a 4.000 millones de euros en investigación y desarrollo para lanzar estos nuevos productos, con los que esta compañía pretende lograr hacerse con un mercado más creciente. Y es que son ya varios los estudios que apuntan a que para 2025 es probable que en torno al 40% de los fumadores actuales emplee este tipo de dispositivos para fumar de forma inteligente. Una parte lo suficientemente grande como para pelear por la misma, ante otras alternativas.

Como resultados de este amplio despliegue en investigación, surgen ideas como el IQOS. Este producto utiliza unos cartuchos de tabaco calentado pero no quemado, sin combustión ni humo. Para ello, los cartuchos de tabaco se procesan a temperaturas de 350 grados, frente a los 600 grados que alcanza el cigarrillo convencional. Además, no hablamos de tabaco picado sino laminado, de modo que el proceso permite extraer el sabor del tabaco de una forma más eficiente que con el quemado.

La ventaja de este procedimiento es la de eliminar el humo propio del tabaco, que ahora se ve reemplazado por un simple vapor de agua. Un proceso en el que la falta de combustión también permite prescindir, según los fabricantes, de buena parte de los contaminantes que solemos encontrar en los cigarrillos convencionales. De todos modos, esto no impide que el fumador siga recibiendo los efectos de la nicotina, así como algunos otros elementos nocivos, derivados del proceso de fabricación de los cartuchos.

 

Repartiendo los huevos

Una de las máximas empresariales dice que nunca conviene poner todos los huevos en la misma cesta. Una idea que esta empresa también está respetando, tal como se muestra en las inversiones que está ejecutando.

Una de ellas, nada menos que por valor de 12.800 millones de dólares, tiene que ver con el fabricante de cigarrillos electrónicos Juul. Un producto que, según diferentes expertos del sector, actualmente es el “iPhone” de los cigarrillos electrónicos. Un dispositivo con un diseño y un rendimiento más que considerable, que obviamente dejará espacio a sus futuros socios a la hora de llenar sus cartuchos de tabaco. Actualmente, el producto tiene un 70% del mercado, aunque también es verdad que la marca está en el punto de mira de la FDA, por un marketing que “casualmente” lleva a la compañía a ser de las favoritas entre los adolescentes.

La otra principal inversión que está llevando esta compañía también tiene que ver con otro producto alternativo como es la marihuana. Tanto como para invertir en diferentes empresas dedicadas al cultivo de este producto, que ciertamente podría encajar bien dentro de sus cigarrillos electrónicos, siempre que la ley lo permita, claro.

 

 

Por qué este interés

A estas alturas del artículo, probablemente ya tengas claros los motivos por lo que una gran tabaquera invierte en estos productos. Por una parte, por el cambio que se está produciendo en los consumidores en lo que a la forma de fumar se refiere. Por la otra, porque estos nuevos productos también tienen espacio para el tabaco que las grandes compañías de siempre fabrican. Así que es la mejor manera que estas tabaqueras tienen de mantener su negocio.

Algo que va en paralelo a lo que viene siendo el principal problema del tabaco de siempre: su persecución. Un proceso que lleva ya bastantes años en boga, con regulaciones más restrictivas cada día que pasa. Estas restricciones van desde las limitaciones a su uso hasta la carga impositiva del producto. Algo que, por ahora, no está siendo tan notable en los nuevos cigarrillos, por lo que es una alternativa para recuperar parte del mercado perdido. De aquí que estas inversiones sean una forma de mantener el negocio a futuro por parte de las tabaqueras convencionales.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...