La estación espacial internacional estrena su nueva impresora 3D

Última actualización: 19.11.19

 

Todos los que somos aficionados al bricolaje sabemos lo molesto que resulta ir buscando tornillos y no encontrar más que tuercas o ver que la pieza que nos falta para completar lo que estamos haciendo no aparece por ninguna parte. Un problema que, en nuestro caso, se traduce en la molestia de tener que ir a la ferretería más cercana a buscar lo que necesitemos, con la consiguiente pérdida de tiempo.

Sin embargo, no todo el mundo tiene la misma “suerte” que nosotros. Y es que cuanto la ferretería queda lejos, los problemas se acrecientan. Algo que saben muy bien los habitantes de la Estación Espacial Internacional, a los que la ferretería más cercana les queda a solo un viaje de transbordador. Por no hablar de lo complicado que puede resultar el envío de aquellas herramientas o piezas que puedan necesitar en sus labores diarias.

Por suerte, la tecnología 3D se ha convertido en un nuevo aliado para estos grandes profesionales, a los que la NASA ha dotado de una original impresora 3D. Tanto que no solo es capaz de imprimir aquellas piezas que puedan necesitar, tal como haría una impresora 3D convencional, sino que también cuenta con la capacidad de reciclar aquellos elementos plásticos que ya no utilicen para convertirlos en nuevas piezas diseñadas a su gusto.

 

Llega el Refabricator

El nombre que la NASA le ha dado a este particular equipo es el de Refabricator. Visualmente, el equipo tiene el tamaño de una nevera pequeña, contando con una puerta de acceso al interior de la máquina, un panel de control y diferentes elementos destinados a mantener la adecuada refrigeración del producto durante su uso. De todos modos, esta no es la primera impresora 3D que llega al espacio, dado que la NASA está empleando esta tecnología en la Estación Espacial Internacional desde el año 2014 aproximadamente.

 

 

La principal novedad que ofrece este producto es la de ser capaz de reciclar todo tipo de plásticos de forma eficiente. Un proceso en el que la máquina dispone de una cierta capacidad para la admisión del plástico viejo, que puede gestionarse con eficiencia con solo cortar aquellas piezas de mayor tamaño que ya no estén en uso. Una vez dentro de la máquina, este material se convierte en los filamentos que emplean las impresoras 3D, siendo aptos para ejecutar de nuevo la impresión con los mismos. Un proceso que puede repetirse tantas veces como sea necesario en tanto que el material no se deteriore en exceso.

Así pues, basta con colocar el material viejo en el interior de la máquina para que este lo derrita y lo convierta en los filamentos convencionales que usamos en cualquier impresora 3D. Una vez concluido el proceso, el filamento obtenido puede usarse para realizar nuevas impresiones, para lo que la máquina también cuenta con la cama caliente y el resto de elementos necesarios para dicha impresión. En caso de haber sobrantes, estos pueden almacenarse, lo que permite almacenarlos para su uso futuro y ahorrar también espacio.

 

Qué ventajas tiene este equipo

Las ventajas que ofrece este equipo son bastante evidentes. La primera de ellas es la polivalencia y capacidad que tendrán los astronautas  a la hora de disponer de todo tipo de piezas creadas a su gusto, mediante la impresión 3D convencional. Un diseño que resulta aún más importante en el espacio, donde muchas veces es necesario recurrir a ideas o soluciones poco convencionales para resolver los problemas habituales del día a día.

Otra de las ventajas tiene que ver con la disponibilidad de materiales. Pensemos que la estación internacional no es precisamente grande, de modo que la capacidad de almacenar una reserva de piezas de recambios para la nave o bien de materiales para la impresión 3D queda descartada. De hecho, la mayor parte de los materiales que llegan a la estación tienen que enviarse mediante cohetes y se diseñan para su uso sobre la marcha. Así que la posibilidad de transformar parte de los residuos en materiales que puedan utilizarse de nuevo es más que interesante.

Por último, relacionado con lo anterior, es necesario echarle un vistazo al coste de esos envíos. Cuando se lanzó el proyecto de la EEI, se estimaba que el coste de enviar un kilo de material a la estación era de unos 24.000 euros. Es cierto que esta cifra se habrá reducido con la mejora de las tecnologías en lo que a cohetería se refiere, pero es obvio que los “gastos de envío” de material a la estación son caros. Sin olvidar que el hecho de emplear parte del espacio para enviar algo implica tener que dejar fuera del cohete otros materiales o elementos. Así que la idea de reutilizar los plásticos ya presentes en la estación para crear nuevas piezas personalizadas  es un gran avance.

 

 

Aplicaciones terrestres

En este punto, es posible que muchos lectores se estén preguntando por la posible utilidad de este modelo en un proceso de impresión 3D terrestre, por decirlo así. Y lo cierto es que con unos pocos cambios sería posible modificar la estructura y funcionamiento de la máquina, eliminando las limitaciones que implica su uso en el espacio, para que las futuras impresoras 3D cuenten con la posibilidad de “crear” sus propios materiales a partir de los restos de otras impresiones, de aquellas impresiones que hayan fallado o de otros residuos similares.

Algo que puede ser interesante de cara a recuperar materiales ya utilizados y reducir la dependencia del petróleo, en lo que a fabricación de plásticos y filamentos nuevos se refiere. No obstante, como es habitual en todo procedimiento industrial, finalmente será el precio el que marque si realmente esta idea puede ser viable a nivel industrial en un futuro.

De todos modos, este proceso de reciclado de material ya se emplea, en parte, en la impresora metálica que HP ha inventado, que cuenta con un sistema de impresión mediante resina y polvo metálico en cuyo proceso se elimina el exceso de polvo no utilizado y se emplea el mismo para nuevas impresiones, otra prueba de lo que pueden hacer estas tecnologías por el futuro del medio ambiente.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...