El tocadiscos se convierte en un nuevo elemento de decoración

Última actualización: 22.05.19

 

Si le preguntamos a un aficionado a la música, pero a un aficionado de verdad, cuál es el sistema que genera una mayor calidad de sonido, este nos responderá que el tocadiscos es su opción favorita. Algo que tiene que ver con la forma en la que el tocadiscos capta y reproduce el sonido, capaz de generar una considerable calidad y riqueza de audio, que hoy día no ha sido igualada ni por el CD ni tampoco por los sistemas más modernos como el Blu-Ray o los audios que ofrecen las plataformas digitales.

Sin embargo, además del aspecto sonoro, los tocadiscos tienen otro punto interesante, que tiene que ver con el aspecto de los dispositivos. En general, los tocadiscos tienen una construcción de alta calidad y un aspecto exterior de gran elegancia, con todo tipo de detalles de primer nivel. Lo justo como para que este producto se convierta en un elemento de decoración, con el que darle un toque diferente a cualquier estancia en la que lo coloquemos. Si quieres saber más sobre este planteamiento, sepamos algunos detalles más respecto de las opciones que tenemos disponibles en el mercado para elegir.

 

Tocadiscos antiguos

Al referirnos a tocadiscos antiguos, hablamos de los productos que han sido fabricados hace ya mucho tiempo. No vamos a hablar de las copias o réplicas que encontramos en el mercado, de las que hablaremos después, sino de los tocadiscos con más solera y antigüedad. Unos productos elegantes y que mantienen el sabor de la época en la que fueron fabricados, siendo además fácil transformar o convertir los mismos a los estándares actuales, a poco que el equipo tenga opciones para ello.

El principal problema que tenemos a la hora de encontrar este tipo de productos es su disponibilidad. Dado que hablamos de tocadiscos con muchos años a sus espaldas, no es fácil encontrar productos de calidad, que estén en un estado adecuado de conservación o incluso que puedan mantenerse operativos. Sí es cierto que a efectos de decoración no es imprescindible que el tocadiscos funcione. Pero ya que haces el esfuerzo, lo suyo es que puedas usarlo también para reproducir discos.

Si a pesar de estos problemas tienes la voluntad de lanzarte en busca de uno de estos productos, será necesario pasearte por los anticuarios y tiendas de viejo de toda la vida para conocer qué es lo que tienen disponible. También deberás tener cuidado en ver lo que te quieren vender, por su calidad y diseño. Y por supuesto, te tocará preparar la cartera, dado que estos tocadiscos de siempre no son precisamente baratos.

 

 

Tocadiscos vintage

Para simplificar estos problemas, no tenemos más que recurrir a los tocadiscos vintage. En este caso, nos referimos a los productos que han sido fabricados actualmente pero manteniendo el diseño y, en parte, los materiales que se usaban antiguamente para fabricar este tipo de productos. Sin embargo, toda la tecnología del dispositivo es moderna, de modo que estos equipos cuentan con amplificadores electrónicos e incluso puertos USB, en los que puedes copiar tus discos y transformarlos al formato MP3 más moderno.

La principal ventaja de estos modelos es que los diseños suelen estar bastante bien conseguidos, respecto de los productos de siempre. Los acabados en madera, las cajas y tapas de plástico mantienen cierto sabor antiguo y son una buena opción para que el producto tenga un elevado nivel decorativo. Todo ello sin olvidar que el precio de estos productos es bastante más ajustado que el de los tocadiscos antiguos, encontrando opciones interesantes por poco más de 100 euros. Y con soporte técnico y garantía, como producto nuevo que es.

 

Tocadiscos de maleta

Los tocadiscos de maleta son réplicas de los modelos de siempre, que antiguamente podíamos llevar a cualquier parte y disfrutar de música con solo tirar de una cuerda. Sin embargo, los modelos actuales nos ofrecen toda la tecnología de hoy día, de modo que este tipo de dispositivos pueden conectarse directamente a la red eléctrica y ofrecer todas las funciones de estos tocadiscos modernos.

En lo que sí se mantiene el sabor de siempre es en el aspecto decorativo. De nuevo, tenemos todo tipo de acabados, formatos y colores en su exterior e interior. Por tanto, no será difícil que encuentres un modelo adecuado para darle un toque interesante a cualquier estancia. Y además, estos tocadiscos de maleta suelen ser económicos, con precios que van de 50 a 100 euros aproximadamente.

 

 

Tocadiscos de pie

Hemos dejado para la parte final de este artículo uno de los productos que más trabajo te va a costar encontrar. Pero la buena noticia es que este modelo es uno de los que más visten cualquier estancia. Hablamos de los tocadiscos de pie o tocadiscos con patas integradas. En este caso, se trata de un tocadiscos que cuenta con un mueble en el que se ubica el producto en la parte superior, el altavoz en la parte intermedia, así como las patas que lo sustentan.

Este modelo cuenta con la ventaja de que el producto destaca de forma considerable respecto del resto de tocadiscos que hemos evaluado. Entre otras cosas porque hablamos de un mueble que luce muy elegante en cualquier espacio y le da un toque vintage realmente agradable a la estancia. Algo que se refleja también en los acabados que tienen estos productos, con tonos relajados y que llaman a la calma.

En cuanto a su parte interior, la misma puede ser antigua, si encontramos un modelo “de viejo” o bien un modelo nuevo, como los que venden marcas como Crosley. En este último caso, disponemos de tocadiscos de pie con la última tecnología en lo que a reproducir nuestros discos se refiere. En cuanto al precio, en los modelos antiguos es más variable, mientras que el modelo de Crosley moderno del que hemos hablado sale por unos 200 o 250 euros aproximadamente.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...