El juicio que marcó la historia de la fotografía instantánea

Última actualización: 12.11.19

 

La constante lucha por ganarse el prestigio y el respeto de cada usuario entre una empresa y otra en ocasiones pudiera terminar en condiciones desfavorables, tal como sucedió con Kodak tras plagiar diferentes patentes de la marca Polaroid para imponerse en el mercado de la fotografía instantánea.

 

Un poco sobre Polaroid

La historia de Polaroid se remonta en la época de los 40 cuando una pequeña de 3 años, la hija del genio Edwin Herbet Land, muestra descontento al no poder ver las fotografías que le tomaba su padre al instante.

Este hecho sin duda alguna marcó la historia de la fotografía tras generar en Edwin Herbet diferentes ideas hasta lograr la fabricación de lo que sería la mejor cámara instantánea y, por supuesto, la primera en el mundo de la fotografía capaz de imprimir en 60 segundos la captura de las imágenes tomadas.

Siendo así, es en el año 1948 cuando la marca Polaroid lanza al mercado la cámara que revolucionó el arte de la fotografía, logrando comercializar más de cinco millones unidades que sin duda alguna dejo una descomunal ganancia monetaria para la empresa.

 

El comienzo del plagio

Tras el rotundo éxito de Polaroid al ganarse el respeto de los amantes de la fotografía por haber inventado la primera cámara fotográfica instantánea, comenzaron a surgir diferentes problemas entre los cuales se encontraba el recelo que mantenía la empresa Kodak al notar que había sido desplazada como marca número uno en los Estados Unidos con respecto a la producción fotográfica.

Pues cabe destacar que Kodak durante muchos años se impuso como una marca capaz de satisfacer las necesidades de sus fieles seguidores al comercializar cámaras fotográficas de uso intuitivo y capaces de llevar a cabo la toma de fotografías realmente espectaculares. Tanto era el prestigio y la calidad que mantenía Kodak que no podía quedarse de manos cruzadas al ver como Polaroid se convertía en su rival más fuerte y con más aceptación en el mercado.

 

 

Es entonces cuando en el año 1976 decidió producir lo que sería su propia línea de cámaras fotográficas instantáneas, causando malestares con su rival Polaroid. Pues, a partir de ese momento surgió lo que sería un gran pleito entre ambas marcas. Para Kodak no resultaba nada difícil producir sus propias películas y equipos basados en las creaciones de Polaroid, al contrario, algunos productos superaban los detalles técnicos de su rival.

De esta manera, comienza lo que sería el gran juicio, ya que Polaroid consideró que sus productos estaban siendo plagiados a tal punto que Kodak llegó a crear cámaras fotográficas instantáneas que para la misma significaban la vulnerabilidad de sus patentes, por tanto, decidió comenzar una demanda que se mantuvo vigente por un largo tiempo, es decir, hablamos de casi una década de pelea entre una marca y otra por ganar dicho proceso.

 

Un aporte de Kodak para la fotografía instantánea que terminó siendo plagio

El escándalo generado entre una marca y otra sucedió gracias al plagio de diferentes modelos de cámaras fotográficas que en un principio eran creación de Polaroid y que Kodak quiso copiar. Entre tantos modelos, uno de ellos fue el EK160-EF, una cámara fotográfica presentada por Kodak en el año 1979, la cual llevo por sobrenombre “Colorbust 250 Instant”. 

Esta misma disponía de un gran visor de doble espejo, lo que le permitía al usuario disfrutar de tomas fotográficas de calidad. Asimismo, se encontraba equipada con un control manual de mayor o menor luminosidad y, a su vez, poseía un objetivo fijo de 2 elementos de 100mm f72,8. Por su parte, su velocidad de obturación era de 2 segundos a 1/30 segundos. Lo mejor de todo era que incluía flash electrónico sincronizado con la expulsión de la película para mayor comodidad.

Según la opinión de muchas personas, esta cámara sin duda representó un gran avance para la marca Kodak, ya que resultaba para muchos un modelo icónico de la marca, capaz de satisfacer las necesidades de cada quien a la hora de inmortalizar vivencias y momentos especiales para que perduraran en la historia.

De acuerdo con algunos expertos en la investigación de este caso, comentan que la creación de la cámara instantánea SX-70 por parte de Polaroid fue el motivo de inspiración para Kodak en querer sumarse al gran éxito de dichas cámaras. Es entonces cuando decide sacar al mercado el modelo anteriormente descrito.

 

 

Fin del juicio

Luego de nueve largos años de juicio entre dos marcas de alto prestigio en el mundo de la fotografía, finalmente se toma una decisión ante la corte federal de Boston.

Cabe destacar que Kodak peleaba por las patentes de diversos mecanismos de cámaras instantáneas, mientras que otras patentes se referían a las fórmulas químicas de las emulsiones de las películas de revelado instantáneo, las cuales en ese momento mantenían un gran éxito en el mercado, ya que miles de usuarios se encontraban contentos con los resultados después de cada toma fotográfica.

Sin embargo, la empresa no logró su cometido. Al contrario, Kodak debía enfrentar una indemnización para satisfacer a Polaroid como consecuencia del uso indebido de las patentes plagiadas.

En este sentido, se dictaminó finalmente que la compañía había plagiado un total de 7 patentes cuando 12 de ellas se encontraban en juego y disputa por ambas marcas. Como resultado final, quedó totalmente prohibido para Kodak la fabricación así como comercialización de todo material instantáneo. Y por si fuera poco, también se le exigió compensar a miles de compradores que habían optado por cámaras instantáneas envueltas en el plagio.

 

Kodak y Polaroid después del juicio final

Luego del gran juicio final, aunque la marca Kodak se vio muy afectada, no fue motivo alguno para decaer ante la producción y comercialización de productos fotográficos. Al contrario, pudo recuperarse ante tantas pérdidas millonarias que afrontó y continuó liderando en el mercado. Sin embargo, muchos años después de tal incidente, su progreso y exitosa trayectoria se declaró en bancarrota al no poder adaptarse a lo que se llamó la era de los nuevos tiempos digitales en el año 2012.

Por su parte, Polaroid se mantuvo por muchos años como una marca de gran calidad a tal punto de llegar a convertirse en un referente a nivel mundial en cuanto al mundo de la fotografía.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...