El cigarrillo electrónico es menos inofensivo de lo que parece

Última actualización: 12.11.19

 

Cuando se lanzó el cigarrillo electrónico, y aún hoy, uno de los principales argumentos de venta que utilizaban las marcas era el carácter inocuo de este producto. Según esta teoría, el uso de este tipo de cigarrillos elimina todos los problemas del tabaco convencional, como buen parte de las sustancias nocivas que contienen los cigarrillos convencionales, el riesgo de cáncer y casi todos los demás problemas que el tabaco de siempre tiene.

Y aunque es cierto que estos productos tienen ciertas ventajas sobre el cigarrillo de toda la vida, el paso del tiempo y diferentes estudios epidemiológicos han venido a demostrar cómo estos vapeadores, cigarrillos electrónicos y demás productos similares no son tan inocuos como parecen.

 

Inflamación de pulmón

Uno de los aspectos en los que el humo de este tipo de cigarrillos más influye es en la inflamación pulmonar, que también generan los cigarrillos convencionales. En concreto, el uso de  este tipo de dispositivos afecta a la actividad de los macrófagos alveolares, responsables de eliminar del aire que respiramos todo tipo de elementos nocivos, tales como el polvo, las bacterias o los alérgenos. Además, estamos hablando de una de las últimas líneas de defensa del organismo antes de que todos estos contaminantes pasen a los pulmones, de modo que si los alveolos no trabajan adecuadamente, son muchas las opciones de que estos elementos nocivos pasen al organismo.

Por si fuera poco, los condensados que generan los cigarrillos electrónicos aumentan de forma considerable la muerte celular en esta zona de los pulmones, lo que puede tener graves efectos a la hora de mantener sano el sistema inmunitario del fumador. Un aspecto que se intensifica en aquellos productos que contienen nicotina, aunque también es más que considerable el efecto en los líquidos o condensados convencionales.

 

 

Los ingredientes bajo sospecha

Otra de las polémicas que ha rodeado este tipo de dispositivos tiene que ver con los diferentes ingredientes utilizados en su elaboración. Ya no hablamos solo de la nicotina, sino también de la glicerina, el propilenglicol y otros aditivos que son frecuentes en este tipo de compuestos. Unos ingredientes que algunas agencias identifican con problemas como irritación de garganta y vía respiratorias e incluso el enrojecimiento de los ojos.

No obstante, el mayor problema tiene que ver con la presencia de nitrosaminas y otros metales pesados en algunos cartuchos de nicotina vendidos por ciertos fabricantes. Estos elementos no solo tienen efectos nocivos para la salud, sino que pueden tener incluso efectos cancerígenos, tal como pasa con compuestos como el formaldehído o la acroleína, que se ha llegado a encontrar en algunos de estos cigarrillos.

 

Riesgos para el corazón

Además de los riesgos que ya hemos comentado, enfocados principalmente en el sistema respiratorio, la nicotina y el proceso de calentamiento de la misma a la hora de fumar también pueden causar problemas a nivel cardiovascular. Un estudio llevado a cabo por la universidad de Nueva York pudo comprobar como la exposición a una cantidad de este humo equivalente a la que una persona fumaria durante 10 años tenía graves efectos sobre el corazón.

En concreto, estos efectos no solo afectan como la nicotina convencional, sino que también suponen una modificación del ADN celular presente en esta zona del organismo, lo que se traduce en una destrucción de las proteínas de reparación, necesarias para mantener el buen estado de salud del corazón. Este proceso tiene relación con la denominada nitrosación, que se produce cuando el organismo asimila la nicotina inflamada o vapeada procedente de este tipo de cigarrillos electrónicos.

 

Riesgos para el ADN

En línea con lo comentado anteriormente, este mismo estudio también detectaba problemas similares a nivel pulmonar y en la vejiga de los ratones tratados con este procedimiento. La explicación es sencilla. A nivel pulmonar, ya hemos visto como el humo de este tipo de vapeadores tiene efectos nocivos sobre la salud. En cuanto a la vejiga, hemos de recordar que es uno de los órganos del cuerpo que se utilizan para desechar aquello que el organismo no necesita. Por tanto, también tiene sentido que los componentes más nocivos de estos cigarrillos electrónicos se concentren aquí.

Esta concentración causa efectos similares a los que hemos comentado para el resto de órganos, de modo que se producen también las alteraciones en el ADN y la reducción en la capacidad del organismo para regenerarse adecuadamente. Unos efectos que, a largo plazo, pueden acabar desembocando en diferentes tipos de cáncer, en un planteamiento que viene a parecer bastante a los efectos que tienen los cigarrillos convencionales.

 

 

Cómo evitar estos efectos

A estas alturas, es posible que tengas ya algo de reparo respecto del modo en que estos líquidos y cartuchos para cigarrillos electrónicos influyen en tu salud. En paralelo, seguramente te preguntes cómo evitar los efectos perniciosos de los diferentes elementos que hemos venido comentando en este artículo.

Pues tenemos una mala noticia para ti. La única forma de evitar por completo los riesgos que este tipo de productos generan en tu organismo pasa por eliminar por completo el cigarrillo electrónico y sus líquidos o cartuchos de tu rutina diaria. Es la única forma en que podemos evitar por completo estos efectos y el resto de riesgos que venimos comentando.

No obstante, si no te vez capaz o no eres partidario de una solución tan radical, siempre hay alternativas. Una de ellas pasa por eliminar, al menos, la nicotina de tu cigarrillo electrónico. Esto sí reduce buena parte de los riesgos del proceso de fumado, dado que de los componentes que hemos venido hablando es uno de los más nocivos. Además, si tienes la precaución de evitar también los cartuchos ya preparados que venden muchas empresas tabaqueras, mejor. Entre otras cosas porque estos cartuchos también contienen gran cantidad de aditivos y otros elementos que no son siempre sanos ni saludables. En este aspecto siempre van a ser mejores los líquidos que los cartuchos ya preparados.

Como último consejo, tenemos que hablar de moderación. Si no somos capaces de dejar el hábito por completo, la moderación en el uso es la última clave con la que luchar contra los efectos de este tipo de cigarrillos sobre nuestro organismo. Si somos capaces de reducir al máximo el consumo, le haremos un buen favor a nuestro organismo.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...