Drones con brazos, los nuevos operarios para trabajos de riesgo

Última actualización: 19.11.19

 

Solo en el año 2017 se produjeron en torno a 553 accidentes con baja por cada 100.000 trabajadores en el sector de la construcción, a los que se añaden los 510 afectados por cada 100.000 trabajadores en el sector de suministro de agua y saneamiento o los 116 producidos dentro del sector de suministro eléctrico.  Una afectación media en torno a 393 accidentes de trabajo con baja entre los tres sectores, que se sitúan entre los que mayores riesgos suelen suponer para los trabajadores.

La causa de estos accidentes tiene que ver con defectos en las medidas de seguridad, mala gestión de riesgos pero también, en muchas ocasiones, en el hecho de tener que realizar trabajos complejos como los que se ejecutan en altura, en entornos especialmente difíciles como los que encontramos en plantas de saneamiento de aguas o refinerías, o bien con tareas de alto riesgo en general. En todos estos casos, el uso de drones debidamente preparados para la ejecución de estas tareas es una alternativa interesante, tanto en términos de seguridad como de ahorro de costes.

 

Qué pueden hacer los drones

Dado que los drones vuelan y cuentan con cámaras instaladas con las que ver el entorno cerca del producto, resulta sencillo aplicar los mismos a labores como la inspección de todo tipo de infraestructuras. Basta con que el operador vuelva con el drone por aquellas zonas que quiere investigar para que este se encargue del trabajo peligroso, evitando que los operarios tengan que recurrir a cuerdas o andamios para acceder a estos lugares complejos.

 

 

Por si esto fuera poco, si a los drones les añadimos unos brazos mecánicos con una cierta capacidad de trabajo, no resultará difícil convertir a este pequeño objeto volador en un operario que pueda realizar diferentes tareas allí en donde una persona tendría más complicaciones. Un aspecto todavía por desarrollar, aunque lo cierto es que los avances tecnológicos en el sector y la polivalencia de estas aeronaves, en lo que al equipamiento que pueden llevar se refiere, las convierte en una solución óptima para realizar este tipo de trabajos.

Este último aspecto es lo suficientemente importante como para ser destacado, dado que uno de los problemas que se deben afrontar a la hora de “reemplazar” operarios reales por drones, robots o similares es la polivalencia del ser humano. Basta con que a ese operario le demos las herramientas necesarias como para que pueda ejecutar la labor que tenga que hacer. Algo que, en poco tiempo, veremos con el mejor drone, de modo que cambiando las herramientas y los elementos presentes en los brazos del mismo sea posible aprovechar una misma aeronave para realizar diferentes tareas.

 

Ventajas en seguridad

Así pues, con todo lo que hemos comentado ya es evidente el beneficio en seguridad que supone el uso de este tipo de dispositivos para la ejecución, por ejemplo, de trabajos en altura. En estos trabajos, basta desplegar el drone, con las herramientas y elementos necesarios debidamente equipados, para que sea el avión el que se encargue de ejecutar las tareas o mantenimientos correspondientes sin que tenga que haber personas colgadas de andamios, de cuerdas o de otros elementos similares.

Otra ventaja es que los drones pueden ser capaces de trabajar en entornos complejos para los seres humanos, como pueden ser los espacios confinados o aquellos que tengan atmósferas irrespirables. En el primer caso, un drone debidamente tripulado y gestionado es capaz de colarse por cualquier espacio y de realizar las tareas que tenga encomendadas, requiriendo de un espacio físico mucho menor al que precisa una persona.

Lo mismo pasa en sectores que tengan atmósferas complicadas o cargadas de contaminantes. Dado que el drone no “respira” sino que simplemente vuela, es mucho más fácil que este operario verifique lo que sea necesario o trabaje sin complicaciones.

 

 

Ventajas en costes

Junto a la reducción de riesgos que hemos comentado, el uso de estos drones también tiene una considerable ventaja en términos de coste, de modo que permite a las compañías industriales reducir la inversión en cuestiones relacionadas con el mantenimiento o el desarrollo de algunas de las tareas habituales en este tipo de sectores.

Un ejemplo lo tenemos en las refinerías de petróleo. Estas plantas de procesamiento cuentan con miles de kilómetros de tuberías a través de las que fluyen los diferentes productos elaborados en la misma. Dichas tuberías, así como las conexiones y demás elementos deben revisarse de forma frecuente para verificar que todo funciona como debe. Una labor en la que el uso de los drones puede reducir el coste en unos 700.000 euros anuales y precisar de apenas el 10% del tiempo que se emplearía en condiciones normales.

Esto es lo que apunta Aníbal Ollero, responsable del grupo Aeroarms. Este grupo se dedica al desarrollo de este tipo de drones con aplicaciones industriales. Esta misma tecnología puede aplicarse también para el control de plantas solares o generadores eólicos, simplificando los procedimientos y reduciendo los costes de ese control.

Sin embargo, no es la única compañía centrada en este campo. El sector de la construcción es otro de los que ya está aplicando esta nueva tecnología para mejorar la gestión de las obras. Entre los servicios disponibles se encuentran los de topografía, que permiten cartografiar terrenos, medir los mismos de forma eficiente e incluso obtener moldeados en 3D a precios mucho más competitivos de los que se obtendrían con las tecnologías convencionales.

Además, este método tiene la ventaja de no precisar un despliegue físico sobre el terreno, lo que añade un extra de comodidad la hora de plantear infraestructuras, como carreteras o similares. Esta tecnología también facilita la revisión de edificios en ruina de cara a su reforma o demolición, por citar otro ejemplo.

Por tanto, ya tenemos los dos ingredientes importantes para que el desarrollo de esta tecnología sea adecuada: una mayor seguridad y un considerable ahorro de costes operativos frente a las soluciones convencionales. Así que no tardaremos mucho tiempo en ver novedades en este sector, con nuevas aplicaciones para estos pequeños objetos voladores.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...