Convierte tus archivos al formato que más le convenga a tu reproductor MP3

Última actualización: 12.10.19

 

Aunque el reproductor MP3 funciona principalmente con los archivos en este formato (obviamente), lo cierto es que este estándar tiene tantos años a sus espaldas que cada vez surgen más formatos alternativos con los que disfrutar de más calidad de sonido a la hora de reproducir tu música favorita.

El problema aparece cuando no tenemos los archivos en el formato MP3 y el formato de origen no se encuentra entre los que nuestro reproductor de MP3 es capaz de reproducir. Afortunadamente, hoy día es posible encontrar todo tipo de aplicaciones dedicadas a modificar el formato de estos archivos y realizar las diferentes conversiones, dándonos como extra la posibilidad de normalizar el audio o bien de darle un toque más de calidad conforme a nuestras preferencias.

 

Qué necesitamos

Para convertir estos archivos, vamos a necesitar el archivo original, así como una herramienta con la que convertir dichos archivos al formato deseado. La buena noticia es que son muchas las aplicaciones disponibles para ejecutar el proceso, siendo la mayor parte gratuitas. Por tanto, no hay que gastar nada en hacernos con la app correspondiente.

Dentro de estas aplicaciones encontramos a Freemake Audio Converter. Esta aplicación tiene soporte para MP3, WMA y WAV, así como para otros formatos más exóticos como AAC, FLAC u OGG, por citar algunas. El proceso de uso es bastante sencillo e incluso contamos con accesos directos para ejecutar directamente dichas conversiones. Unas funciones que comparte con otras aplicaciones como Format Factory, que también soporta estos archivos y hace fácil convertir de unos a otros en poco tiempo. Todo ello sin olvidar la posibilidad que nos ofrecen ambas aplicaciones de extraer audio de un vídeo o de convertir vídeos e imágenes.

Estas dos aplicaciones permiten convertir estos archivos cómodamente, al tiempo que nos ofrecen la posibilidad de ajustar los diferentes parámetros del archivo de salida. Pero algunas incluso dan un paso adelante, de modo que puedas eliminar silencios o fragmentos no deseados de la pieza, tal como podemos hacer con Xrecode. Por último, algunas otras incluso cuentan con un completo estudio de edición, que además de convertir el audio permiten manejar cada parámetro de la pieza y el archivo.

 

 

Cómo funcionan estas aplicaciones

El funcionamiento de estas aplicaciones es sencillo. En la mayor parte de los casos no tenemos más que elegir el archivo de origen, seleccionar el archivo de destino, en cuanto a su formato, y dejar que la aplicación haga su trabajo. Este método suele ofrecer buenos resultados y no requiere de nada más.

No obstante, es posible que nos interese modificar un poco estos archivos de cara a lograr mejores resultados. Algo que podemos hacer, por ejemplo, modificando los parámetros del archivo de salida y del codificado en MP3. Es importante recordar que la mayor parte de archivos de audio que tenemos suelen tener más información de la que el MP3 guarda, de modo que la posibilidad de obtener un audio con más calidad casi siempre suele estar a la mano.

Por no entrar demasiado en detalle, vamos a ver los aspectos más importantes. Uno de ellos es el bitrate o el número de bits por segundo que se emplean para convertir el archivo. Es obvio que cuanto mayor sea la cantidad de bits presente en el archivo mayor va a ser su calidad, aunque también mayor va a ser el tamaño del archivo. En general, el bitrate más recomendable sería el de 192 KB por segundo, aunque es necesario verificar que el archivo de origen tiene calidad suficiente como para que esto merezca la pena.

El otro parámetro principal es la frecuencia del muestreo que aplicamos sobre el archivo original para conseguir su imagen convertida. De nuevo, cuanto mayor sea la tasa de muestreo utilizada mayor va a ser la calidad de sonido que obtengamos, aunque con el mismo detalle anteriormente citado respecto del tamaño del archivo: a mayor muestreo, mayor tamaño de dicho archivo convertido. En este caso, el valor óptimo para este parámetro debería ser de 44.100 muestras, que es la relación que genera una calidad de tipo CD.

El resto de parámetros no requieren de nuestra atención, bastando con asegurarnos que el conversor opere en modo de dos canales. Aunque dependiendo de la aplicación que hayamos elegido, sí tenemos algunos elementos interesantes para rematar el proceso. Uno de ellos es el fundido, tanto de entrada como de salida. Este fundido facilita el proceso de crear una especie de efecto apagado, con una reducción de volumen que hace más agradable el cambio de pista. También tenemos la opción de quitar la voz, para dejar la pista en modo karaoke, aunque esto siempre no es fácil de hacer y el resultado, a veces, es algo más deficiente. Algo parecido pasa con la opción de destacar la voz, que se utiliza para darle más presencia al cantante frente al resto de instrumentos.

 

 

El proceso online aún más fácil

Otra opción que tenemos para convertir nuestros archivos es usar un conversor online. En este caso, no tenemos que descargar ningún tipo de programa, sino que basta con subir el archivo que queramos convertir a alguna de las páginas web que nos permiten ejecutar este procedimiento, elegir el formato y descargarlo ya convertido.

Lo bueno es que en este proceso no vamos a tener que descargar nada, puesto que todo se hace online. Tampoco vamos a tener que esperar demasiado, dado que el proceso apenas dura un par de minutos. Y tampoco perdemos opciones a la hora de elegir el formato de salida, dado que en la página vamos a tener todos los parámetros entre los que podemos elegir en una aplicación instalada localmente. Así que si quieres darle algún retoque al archivo ya convertido lo tienes fácil.

Como muestra de estas páginas tenemos https://online-audio-converter.com/es/ o https://www.aconvert.com/es/audio/wav-to-mp3/ por citar un par de ejemplos. La única precaución que debemos tener es la de darle al enlace correcto a la hora de descargar el archivo convertido, para evitar a algún enlace publicitario puesto con mala sombra en la página.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...