contact

Conoce la historia de las máquinas tragaperras

Última actualización: 27.05.22

 

Desde el nacimiento de la “bandida de un solo” brazo a las modernas tragaperras online han pasado bastantes años y muchas evoluciones técnicas. Algo que ha servido para que las tragaperras sigan ofreciendo diversión a los usuarios que desean probar suerte con ellas.

 

Aunque en España siempre hemos estado acostumbrados a verlas en los bares, seguramente que más de una vez nos habremos preguntado por el origen de las máquinas tragamonedas. Especialmente en unos tiempos como los actuales, en los que estos juegos de azar han dado el salto al mundo de internet. Hoy día, es muy fácil encontrar casinos legales en España con centenares de máquinas tragaperras con las que probar suerte. Si quieres saber más de esta historia, te contamos lo más destacado en nuestro artículo.

 

One Arm Bandit y Liberty Bell

La primera tragaperras conocida es la “One Arm Bandit” o “Bandida de un Solo Brazo”, inventada por Charles Fey en California en 1887. Esta máquina era totalmente mecánica y usaba las cartas y combinaciones del póker para establecer los premios. No obstante, debido a la complejidad del juego y las limitaciones de la tecnología, lo habitual es que fuera el dueño del bar el que pagase los mismos, así que este modelo sería más bien un precursor de este tipo de máquinas.

La primera tragaperras como tal es la Liberty Bell, también inventada por Fey en 1895. En este caso, sí hablamos de una máquina convencional, donde surge la idea de los tres rodillos y los pagos se efectúan de forma relativamente automatizada. También surgió aquí el uso de símbolos propios para el juego, tales como la campana de la Libertad que, además de dar nombre a la máquina, también pagaba el premio mayor. Por cierto, en esta máquina se jugaba con monedas de cinco centavos y el premio máximo era de 10 monedas.

A partir de esta fecha comienza el florecimiento de estas máquinas, que se instalaron en tiendas de cigarrillos, salones, barberías y todo tipo de establecimientos de ocio a lo largo de todo el país.

 

La llegada de la época electrónica

Con la evolución de la tecnología y la llegada de la electricidad, aparecieron los primeros modelos de tipo electromecánico. La primera de estas máquinas sería la Money Honey, lanzada en 1963. Sí es cierto que desde 1940 se habían empezado a aplicar diversos principios de la tecnología en algunas máquinas, tales como la High Hand, pero lo cierto es que esta fue la primera máquina capaz de funcionar de forma autónoma y sin necesidad de un asistente. 

Para ello, esta propuesta incorporaba una tolva con capacidad para 500 monedas, con las que se gestionaban tanto los pagos como la recaudación. También fue de las primeras máquinas en eliminar el famoso brazo de activación, aunque este se conservaría en muchos diseños posteriores por tal de mantener la tradición.

Este tipo de máquinas electromecánicas supusieron un cambio considerable en el desarrollo de las versiones posteriores, que cada vez serían más complejas. De hecho, as tragaperras de vídeo no tardaría demasiado en llegar. En concreto, hasta 1976. En este año se lanza la Fortune Coin, que incorporaba un televisor de 19 pulgadas y usaba el poder del vídeo para ejecutar el juego. Un planteamiento que dio un impulso considerable al sector y que, de hecho, es la base actual de la gran mayoría de máquinas tragaperras que tenemos en la red hoy día.

Hacia la tragaperras 2.0

Llegamos a la última fase de nuestra historia, hablando de la llegada de las máquinas con ronda de bonos y scatters, habituales hoy día en el mundo de los casinos online. El primer modelo de este tipo aparece en 1996, ofreciendo el juego convencional y también uno adicional, al que se accede mediante bonos. Esta nueva función fue pronto aceptada por los jugadores, especialmente por la posibilidad de acceder a grandes premios que, hasta ahora, no eran accesibles. Hoy día, estas máquinas son el estándar tanto para los juegos en locales físicos como a través de la red, ofreciendo a los jugadores más diversión y entretenimiento. Algo a lo que ha contribuido el nivel actual de la tecnología, que hace muy sencillo el desarrollo de estas máquinas.

Precisamente de este planteamiento actual, en nuestros días es posible disponer de sistemas de máquinas interconectadas, bien entre todas las que encontramos en un casino o incluso entre las de un mismo fabricante, aún cuando están en lugares distintos. Esto permite a los jugadores tener la posibilidad de conseguir grandes jackpots interconectados, ya que cada jugada realizada en cualquier máquina conectada al sistema puede activar y ganar ese enorme premio. Es uno de los primeros pasos de este juego avanzado que, seguramente, dejará más novedades en los próximos años.

 

Las tragaperras online

Dado que hoy día las tragaperras online son uno de los juegos más demandados por quienes apuestan en los casinos en línea, hemos decidido dedicarles una sección propia en este recorrido histórico. Las primeras tragaperras online surgen en 1995, época en la que la Internet actual estaba bastante verde. Sin embargo, el juego ha sido uno de los sectores que más antigüedad tiene en la red. Las máquinas de aquel entonces se parecían bastante a las que encontrábamos en cualquier establecimiento físico convencional.

Sin embargo, la presencia de una legislación amplia a la hora de desarrollar las máquinas y un entorno tecnológico cada vez más avanzado ha permitido a los desarrolladores dar rienda suelta a su imaginación y crear todo tipo de sistemas, especialmente en los últimos años. 

Entre ellos, tenemos el sistema Megaways, en el que el juego tradicional de 5 rodillos se amplía mediante casillas que pueden dividirse, incrementando el número de líneas de juego. También encontramos tragaperras online que se salen del clásico sistema de rodillos y apuestan por grandes paneles de símbolos, como la Fruit Party o la Stack’Em. Y todo ello sin olvidar la gran variedad de juegos adicionales existentes, donde los multiplicadores nos ofrecen la posibilidad de ganar un gran premio, si la suerte nos acompaña.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS