8 hábitos que afectan la salud de tu ordenador portátil

Última actualización: 31.05.20

 

Considerando el precio de un ordenador portátil, es habitual que hagamos todo lo posible para alargar su vida útil. Pero lo cierto es que muchos de los consejos que tenemos a nuestro alcance no solo no sirven para nada, sino que incluso pueden ser perjudiciales para nuestro equipo.

 

Vivimos en un mundo cargado de consejos para todo. Muchos de ellos se enfocan en alargar la vida útil y mejorar el rendimiento de todo tipo de productos electrónicos, tales como móviles, Smart TVs y otros. Algo que no es extraño, dado que si hemos gastado un buen dinero en estos equipos resulta interesante aprovechar al máximo esa inversión.

Lo mismo nos ocurre cuando buscamos el mejor ordenador portátil del mercado (aquí encuentras unas opciones para elegir) y lo encontramos, siendo habitual que los primeros días los dediquemos a optimizar su rendimiento. Pero es importante saber que no todos los consejos que hay en la red son útiles e incluso muchos de ellos pueden dañar tu equipo a medio o largo plazo. Por eso vamos a arrojar algo de luz sobre el asunto, para que puedas separar el polvo de la paja y desechar los malos consejos.

 

1. No actualizar el sistema

Tanto si usas Windows como Mac o cualquier otro sistema operativo es fundamental que el mismo esté actualizado. Sin excusas. Salvo cuando Microsoft mete la pata, que cada vez pasa menos, las actualizaciones sirven para resolver problemas de seguridad, cerrar puertas de acceso a los hackers y mejorar el rendimiento general del sistema. Por eso es fundamental que las actualizaciones se busquen e instalen de forma periódica. Una labor que debe realizarse siempre mediante una conexión WiFi, a menos que tengas una tarifa de datos ilimitada.

 

2. Tener el portátil siempre enchufado

La batería de tu portátil es eso, una batería. Hablamos de un depósito de energía que para su correcto funcionamiento necesita cargarse pero también descargarse. Pensemos que los elementos presentes en la fabricación de la batería están diseñados para tal fin, de modo que si no procedemos a la descarga de las baterías, incluso por completo de vez en cuando, es posible que los electrones presentes en las mismas pierdan su eficacia. El resultado es una caída de la capacidad de almacenamiento de energía de la batería o la aparición del famoso efecto memoria, que limita el rendimiento de la misma a medio y largo plazo.

3. Quitar la batería del portátil

En línea con lo anterior, antaño solía recomendarse retirar la batería del portátil cuando no se va a utilizar, a fin de alargar la vida útil de la misma. En los modelos actuales, es una medida innecesaria, precisamente por los motivos que hemos comentado anteriormente. A cambio, lo que se recomienda es mantener la carga de batería en torno al 40% cuando tengamos previsto no usar el equipo en un tiempo, para que la energía fluya y los componentes de la misma no se deterioren de manera prematura.

 

4. Prescindir del antivirus

Es cierto que hay antivirus casi más peligrosos que los propios virus, tanto por la carga de recursos que absorben del sistema como por los sustos que algunos nos dan cuando se actualizan. Pero aún así, y dejando bromas aparte, lo cierto es que no tener un antivirus es una pésima idea. Incluso el peor de los antivirus es capaz de prevenir miles de ataques que pueden llegar a tu equipo, robar tu información o destruir tus archivos. Basta que el equipo esté conectado a la red para que el riesgo exista. Por eso es clave recurrir a un antivirus cualquiera. De hecho, el propio Windows Defender que Microsoft ofrece puede ser suficiente para buena parte de los usuarios, aunque también hay soluciones gratuitas y de pago, pensadas para quienes busquen algo más concreto.

 

5. Usar redes públicas sin protección

La tentación de conectarnos a una red pública y abierta es fuerte, pero también es peligrosa. Muchas de estas redes no tienen medidas de seguridad y suponen un problema grave para nuestra intimidad. La falta de medidas puede permitir a cualquier usuario malintencionado acceder a nuestros datos, nuestras cuentas de redes sociales o incluso tomar el control de nuestro equipo. Por eso se recomienda usar una VPN o utilizar solo redes públicas en las que se produzca el necesario cifrado de nuestra navegación, lo que impide que nuestros datos puedan quedar expuestos y ser robados por otras personas.

 

6. Usar incorrectamente los puertos USB

Los puertos USB son cada vez más precisos y rápidos, pero siguen siendo frágiles en el aspecto más físico. Por eso es importante que usemos los mismos correctamente, sin forzarlos y sin dejar nada conectado que no sea estrictamente necesario, salvo los pequeños doodles. El resto de dispositivos, tales como pendrives y cables, crean tensiones innecesarias que pueden acabar rompiendo los puertos. En paralelo, también es importante expulsar correctamente los dispositivos antes de su desconexión, a fin de evitar dañar su contenido y perder datos almacenados en ellos.

7. Obviar la limpieza de disco duro

Cuando compramos nuestro ordenador portátil, el mismo suele venir limpio de archivos y demás elementos. A lo sumo, el equipo no tiene más que el sistema operativo instalado y poco más. Por eso es importante que, de vez en cuando, realicemos las correspondientes labores de limpieza sobre el equipo, eliminando aplicaciones no utilizadas, archivos no necesarios como los temporales o bien cualquier otro contenido que no necesitemos. Algo que también debemos hacer en el escritorio, evitando la habitual imagen del escritorio atestado y lleno de archivos que, la mayoría, no son necesarios.

 

8. Apoyar el ordenador sobre las piernas o la cama

Como última cuestión que afecta a nuestro ordenador, tenemos que hablar del apoyo del equipo sobre las piernas o sobre otras superficies. Si le echas un vistazo a tu portátil verás cómo su carcasa tiene una serie de rendijas de ventilación, tanto en las zonas laterales como en la parte inferior del equipo. Si estas rendijas se tapan con tu cuerpo, con la ropa de la cama o con cualquier otro objeto, entonces la ventilación pierde su eficiencia.

Por eso conviene recurrir a una base o soporte, que mantenga la ventilación adecuada del equipo. Por cierto, respecto de las piernas, el exceso de calor generado por el portátil también puede causar problemas de fertilidad en los hombres. Así que tenlo en cuenta.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments