8 formas para aprovechar tu viejo portátil

Última actualización: 05.08.20

 

Vivimos unos tiempos en los que la tecnología avanza de forma considerable. Algo que afecta campos como la telefonía o la informática y que causa que dejemos atrás productos algo desfasados pero aprovechables, tales como nuestro viejo ordenador portátil.

 

Si eres habitual de las webs dedicadas al mundo de la informática y la tecnología, estarás acostumbrado a ver como cada poco tiempo las marcas se dedican a lanzar nuevos productos. Cambios que, generalmente, suelen venir acompañados de nuevas tecnologías, tal como está pasando con el lanzamiento de los modernos procesadores Intel i9 para PCs y portátiles. Pero también es cierto que las propias marcas renuevan sus productos, ya sean en términos de imagen exterior, de configuración o simplemente por mantener vivo el deseo de los consumidores, a fin de seguir manteniendo su cuota de mercado. 

Esta evolución continua nos lleva a cambiar portátiles en buen estado por otros nuevos, quedando los viejos arrumbados en nuestro trastero o en el fondo de un cajón. Si no sabes qué hacer con ese equipo que ha sido reemplazado por el mejor ordenador portátil que acabas de comprarte, te damos algunas ideas prácticas al respecto.

 

1. Reactiva tu equipo con Linux o Chrome OS

Uno de los inconvenientes de la evolución de Windows es que muchos equipos han quedado tan desfasados que no son capaces de funcionar con este sistema operativo. Pero esto no supone el fin para estos viejos portátiles. En la actualidad, existen diversos sistemas operativos gratuitos muy ligeros que pueden darles una nueva vida a estos equipos. Entre ellos, podemos hablar de diversas distribuciones de Linux, tales como Linux Lite, Puppy Linux o el sistema operativo Chrome OS, entre otros. Todos estos SO son gratuitos y permiten realizar todo tipo de tareas básicas con comodidad sin que tengamos que preocuparnos por los recursos del portátil.

 

2. Tu nuevo Smart TV Box

Si tienes un viejo televisor sin funciones inteligentes, quizá te interese añadirle dichas funcionalidades empleando un viejo portatil. Para ello, ni siquiera es necesario que el monitor funcione, dado que el televisor será el monitor del portátil. Para proceder, no necesitas más que de un cable HDMI, que deberás conectar al televisor y al portátil. Si el producto es más viejo y no tiene esta función, puedes solventar el problema cambiando el HDMI por un cable de componentes a VGA o algún otro adaptador, según las conexiones disponibles. Una vez conectado el portatil a la TV, es interesante completar el conjunto con un teclado y ratón inalámbricos, para controlar el equipo desde el sofá. Una solución interesante para acceder a tus contenidos favoritos de la red desde tu televisor con aún mayor funcionalidad de la que te ofrecería un Smart TV con cierta antigüedad.

 

3. Centro multimedia

Si tienes cubierto el aspecto Smart TV, quizá te pueda interesar convertir tu viejo portátil en un completo centro multimedia. Algo para lo que no tienes más que recurrir a programas como Plex o Kodi, que son compatibles con buena parte de los Smart TV actuales. Algo que simplifica el proceso de enviar contenido a diferentes televisores, dado que al tener toda la estructura centralizada en un solo equipo no tienes que ir tirando de copias, pendrives y otros accesorios para mover físicamente los contenidos. Una solución sencilla y que no te llevará demasiado tiempo poner en práctica.

4. Ordenador de sobremesa

¿Sabes que puedes convertir un ordenador portátil en un ordenador de sobremesa fácilmente? Solo necesitas conectarle un monitor externo, o incluso dos si quieres y tienes puertos para ello, siendo también recomendable añadir un teclado y ratón a la mezcla. Estos pueden ser con cable o inalámbricos, según lo que te resulte más cómodo. Esta opción es muy interesante para portátiles cuya batería ya no funcione, dado que al quedar fijos pueden alimentarse directamente de la red y seguir dándote servicio para pequeñas tareas.

 

5. Aprovechando las piezas

Si no tienes ningún objetivo concreto para el portátil en su conjunto, siempre puedes aprovechar sus piezas por separado. Entre las piezas más útiles, se encuentra el disco duro, que podemos colocar en una caja de su tamaño correspondiente para transformarlo en un disco duro externo. Tanto la alimentación como los datos se obtienen mediante un cable USB, que permite conectar el disco a cualquier equipo cómodamente.

Otra pieza interesante es la memoria RAM que, siempre que sea compatible, puede servirnos para ampliar la memoria de cualquier portátil que tengamos por casa. Respecto del resto de componentes, si somos algo manitas siempre pueden servirnos para reparar o actualizar otros portátiles. Y si no, siempre tenemos la opción de vender esas piezas.

 

6. Si no lo usas, véndelo

Lo hemos dejado caer antes, pero lo cierto es que es otra de las ideas a las que podemos recurrir. Nunca se sabe a quién puede convenir ese portátil prehistórico que tienes por casa, así que probar suerte en cualquier página de venta de artículos usados o en alguna tienda del ramo también es una opción. No vas a hacerte de oro con la venta, pero al menos tienes la opción de sacar algo de dinero y también de permitir que este equipo portátil siga en uso.

7. Un punto de solidaridad

Si tienes un ordenador portátil viejo acumulando polvo en casa y no te convence ninguna de las opciones que hemos comentado, siempre puedes dárselo a alguien que le pueda dar uso. En la red existen todo tipo de iniciativas por las que ONGs, escuelas profesionales de informática y otros organismos recogen estos portátiles viejos, al igual que otro material informático sin uso. Una vez revisados, limpios y configurados, estos se emplean en proyectos educativos, se entregan a ONGs o se mandan a cualquier entidad que los necesite, tanto dentro como fuera de España. Son muchas las opciones existentes, así que una sencilla búsqueda en Google te desvelará muchos destinatarios interesados en tu viejo equipo.

 

8. Reciclaje

Como opción definitiva, siempre nos queda el reciclaje. Prácticamente todos los municipios tienen un punto limpio en el que recoger los aparatos electrónicos fuera de uso y reciclarlos, para que no perjudiquen al medio ambiente. Lo que nunca debes hacer es tirar ese portatil viejo a la basura convencional, dado que no recibirá el tratamiento que debe para no ser peligroso.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments